Hasta la temporada pasada el Espanyol tenía un carnet infantil llamado NIN que iba destinado a los niños y niñas de cero a cinco años. Muchos de ellos bebes que cuando ven la luz de la vida, uno de los primeros regalos que reciben es el carnet de socio del que con mucha probabilidad será el club de sus amores para toda la vida.

Hasta ahora con ese carnet NIN no era necesario sacar localidad al niño, era opcional. Algo totalmente lógico teniendo en cuenta que un bebé no necesita asiento entre otras cosas porque no va a usarlo los primeros años de su vida. Más teniendo en cuenta los horarios actuales.


Ahora tampoco es obligatorio sacar el asiento, un niño puede ser socio del club pero no abonado con asiento asignado como cualquier otra persona actualmente, independientemente de  la edad que tenga.

La desagradable sorpresa en el asunto en cuestión es que Roger Guasch y su acólito Agustín Filomeno no permiten ahora como por arte de magia disfrutar del descuento de familia a no ser que el niño sea además de socio, también abonado. Es decir que  imponen a las familias espanyolistas a gastar más dinero y sacar el asiento a un niño que no lo va a usar para poder disfrutar del descuento familiar o simplemente a renunciar al descuento a pesar de ser socios del club toda la familia. Sin lugar a dudas  otro menosprecio al socio perico, sobre todo una vez más al infantil al que ya le subieron los precios de forma brutal la temporada pasada. Después se llenan la boca diciendo que apuestan por la infancia y la familia.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre