El próximo viernes se cierra por este año la participación del RCDE ante su afición. Nada menos que el Atlético de Madrid es el visitante,  por lo que a pesar de la fecha, el horario nocturno y los 9 grados centígrados de temperatura previstos, la afluencia de público podría superar los 22 mil espectadores.

Sin duda un partido difícil ante uno de los visitantes más incómodos ya que en liga no pierde lejos de su estadio desde el 12 de diciembre de 2016, cuando cayó por 3 a 0 en el estadio de La Cerámica de Villarreal. Este dato estadístico dice mucho del potencial del equipo madrileño. Un conjunto hecho y derecho, con los automatismos muy bien aprendidos y ejecutados, que además suele variar muy poco en la formación del elenco titular contando con un excepcional guardameta,  una defensa expeditiva y experimentada, medio campo combativo y técnico que nutre de balones a los veloces  atacantes como lo son la pareja de galos Antoine Griezman y Kevin Gameiro.  Está claro que cuenta con muchos recursos, no escatima esfuerzo físico y tampoco duda a la hora de cortar el juego del rival con faltas duras, como fue el caso de su última visita de la pasada liga, el partido  en el RCDE  Stadium, concretamente la noche anterior al día de Sant Jordi, cuando precisamente corría el minuto 2 de juego y el mediocentro rojiblanco Gabi Fernández realizó una fortísima entrada por detrás que impactó en la cadera de Leo Baptistao, el ínclito Vicandi Garrido solo pitó la falta y no se atrevió a mostrar tarjeta de color alguno condicionando desde el inicio el arbitraje del match, el cual terminamos perdiendo por cero a uno con un gol de Antoine Griezman.

Es una incógnita qué Espanyol vamos a ver ya que la trayectoria mostrada en estos 16 partidos de liga ha sido cambiante e incluso en un mismo partido parece “el Dr Jekyll o Mr Hyde” como fue el caso del último jugado en Las Palmas de Gran Canaria.

El equipo muestra falta de gol y en casos puntuales errores individuales importantes en varias de sus líneas los cuales a la postre se transforman en resultados negativos. Parece ahora que QSF ha optado por un cambio en el sistema de juego pasando a un modelo clásico de 4-3-3 adelantando a David López a su posición original de mediocentro y dejando a Sergi Darder como volante por la derecha lo que le permite algo más de libertad y llegar arriba para dar el pase de gol si bien la exigencia física es mucho mayor. En cuanto al restante mediocampista podría ser Esteban Granero el cual todavía no ha desarrollado todo el potencial que de él se espera.

Sería una apuesta valiente sin duda el solo colocar tres en el medio contra los cuatro o cinco que habitualmente pone Diego Simeone,  pero  la posición en la clasificación y el hecho de ejercer como local  invitan a asumir riesgos y salir a buscar el partido. Una de las claves será el saber y poder aprovechar las espaldas de los laterales colchoneros los cuales desarrollan un amplio recorrido y terminan siendo asistentes importantes para jugadas en ataque. Lo otro es la atención al enorme poderío que tienen en el juego aéreo y las numerosas jugadas de pizarra preparadas.

En definitiva un compromiso importante y complicado ante el equipo que marcha segundo en la clasificación. Una victoria permitiría ganar en confianza al equipo, como así también tranquilizar y darle una gran alegría a la familia periquita.
Força Espanyol.

Carlos Acosta

Libre Directo

Socio Nº 10.623


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre