Parece que la llegada del técnico es la adecuada para avanzar hacia nuevas metas a medio y largo plazo por parte de un Espanyol que vuelve a tener en mente entrar en Europa.

El Real Club Deportivo Espanyol apunta a realizar una buena temporada. El objetivo no es otro más que el de estar lo más arriba posible de la clasificación de LaLiga Santander. Y es que, ni la plantilla ni el cuerpo técnico, con Rubi a la cabeza, se quieren poner un techo al que llegar, no solo en esta, sino en las próximas campañas.


Lo que está claro es que la elección del sustituto de Quique Sánchez Flores ha sido la adecuada para que el equipo siga creciendo en la línea esperada. Rubi ha cogido el mando del vestuario con las ideas muy claras del fútbol que quiere que sus chicos lleven a cabo en cada partido que disputan, además de convencerles convencido a todos de que pueden llegar a cualquier parte si trabajan a la par y en el mismo sentido.

Como recientemente ha afirmado el técnico de Vilasar de Mar, espera que el Espanyol ya en esta temporada sea el equipo revelación de LaLiga. La campaña pasada los pericos terminaron en decimoprimera posición con un total de 49 puntos a 11 de las plazas que dan derecho a jugar la Europa League. En ella, el gran problema fueron los partidos fuera de casa, pues solo sacaron cuatro victorias y siete empates en las 19 jornadas disputadas lejos de Cornellá, lo que centra el foco de mejorar para el nuevo cuerpo técnico.

 Objetivo, los 56 de Quique

Por todo ello, para este primer curso del entrenador la meta está fijada en tratar de superar esos 56 puntos que se lograron hace dos campañas, cuando con Quique el equipo alcanzó la octava posición marcando 49 goles y recibiendo 50 en 38 jornadas. Rubi sabe que con esas cifras se pelearía, no solo por mejorar su clasificación más alta en los últimos tiempos, sino por estar entre los candidatos a alcanzar Europa.

Por el momento se ha comenzado bien, con buenas sensaciones. Cuatro puntos en tres jornadas hacen que el equipo perico tenga posibilidades reales de pelear por los puestos cabeceros. En su siguiente encuentro ante el Levante, el Espanyol tratará de hacer valer su condición de local para llevarse la que sería su segunda victoria del curso para la cual parte como favorito. Un triunfo que le permitiría entrar en esas seis primeras posiciones que te dan acceso a Europa a final de temporada, además de poder viajar más relajado a su siguiente cita en el calendario contra el Real Madrid CF en el Santiago Bernabéu. Y es que en el horizonte asoma el gran favorito al título con una cuota de 2,87 después del Barcelona en las apuestas al trono de LaLiga con Betway. Los blancos, terceros la pasada temporada, le tienen, además, tomada la medida al Espanyol, que no gana en el templo merengue desde 1996.

Se ha ganado al vestuario

Una de las claves por las que el técnico catalán está triunfando desde su inicio en el club es por su cercanía con los jugadores, habiendo usado a 16 de los 21 profesionales de la primera plantilla. Hay que tener en cuenta que se viene de una etapa en la que Quique apenas conversaba con la plantilla del primer equipo, una metodología que ha cambiado radicalmente con la llegada de Rubi, que trata de conseguir el beneplácito de sus futbolistas a base de convencerles con su dialéctica y lo ha hecho como señaló Mario Hermoso en unas declaraciones que recoge el diario ‘La Grada’.

Este hecho no hace más que mejorar el ambiente dentro de un vestuario muy unido y en el que todos tienen un mismo discurso. Sin ir más lejos, recientemente el central barcelonés David López aseguró no tener prisa por renovar y tener en la cabeza su retirada deportiva como perico. Formando en la cantera, lleva desde 2016 en la primera plantilla en esta segunda etapa en el equipo catalán. Algo que alaga y mucho a una afición que está encantada con la nueva línea que ha tomado el equipo.

Y es que, si el proyecto se consolida en las próximas temporadas, los inversores llamarán a la puerta del Espanyol. Recordemos que actualmente el patrocinador oficial del conjunto blanquiazul es Riviera Maya, que tiene un contrato firmado hasta 2023. Pero, a partir de ahí, si los objetivos se han cumplido y el cuadro perico está en Europa de manera asidua, nuevas empresas podrían querer unir sus nombres a este club, por lo que se incrementarían bastante los ingresos.

En resumen, parece que ha sido un gran acierto el fichaje de Rubi para el banquillo blanquiazul. La afición, la directiva y la plantilla están muy contentas con la llegada de un entrenador que aterriza en Cornellá en su momento de mayor madurez como técnico, en lo que se espera que sea el empujón final para un proyecto que ilusiona bastante en todos los sentidos.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre