Día especial para Rubi. El técnico blanquiazul alcanza hoy martes los 100 días como entrenador del Espanyol. Fue presentado el pasado 4 de junio como nuevo preparador periquito y ha dado unnuevo aire al equipo. Con un perfil discreto, trabajador y humilde, el catalán se ha ganado a la afición. Su secreto: no poner freno a la ambición.

El del Maresme regresaba a su casa tras su paso por el filial espanyolista y después de militar en varios conjuntos y hacer historia con el Huesca, logrando el ascenso a Primera. Rubi tenía la difícil misión de coger a un equipo que quedó tocado con Quique Sánchez Flores, a nivel deportivo y psicológico, y que había perdido la conexión con la grada.

Rubi ha cambiado el sistema, ha apostado por un juego ofensivo y por una plantilla corta. De momento, una buena pretemporada y un arranque de Liga con un triunfo, un empate y una derrota. La grada, además, ha dado un voto de confianza al nuevo entrenador.


El preparador, hombre de club, se ha tenido que adaptar el momento actual del Espanyol y conformarse con sólo un par de refuerzos para esta temporada. Este martes alcanza los 100 días como entrenador periquito, una cifra que espera que se quede muy corta con el transcurso de la campaña.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre