El rival del Espanyol de esta semana tiene un matiz muy especial para Rubi. El técnico blanquiazul debutó en Primera División en el banquillo del Levante. El conjunto granota fue la primera experiencia en la élite del fútbol español para el actual preparador perico.

Rubi hizo su debut en Primera en un banquillo en la jornada 10 de la temporada 2015-16 (31 de octubre de 2015). El club granota recurrió a él para remontar el vuelo: estaba hundido, con solo seis puntos tras nueve jornadas, lo que provocó el cese de Lucas Alcaraz. Lo cierto es que Rubi no tuvo un debut nada fácil con un derbi en el campo del Valencia. Su equipo perdió por 3-0.

Las prestaciones del Levante mejoraron con Rubi y, con el paso del tiempo, también los resultados parcialmente: en total ganó 7 partidos, empató 5 y perdió 17. La nota más destacada fue la sustancial mejora en ataque, marcando 31 goles en 29 partidos, por los 6 que llevaba en los 9 primeros partidos. Pero todos estos números no fueron suficientes para lograr la permanencia.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre