El entrenador del Espanyol habló en la charla sobre entrenadores organizada por la Federación Catalana de Fútbol: «Ser entrenador no es un camino fácil. Hay que saber cuántas balas estás dispuesto a gastar antes de tirar la toalla», dijo el técnico perico.
Rubi recordó los dos años en blanco que hicieron replantearse su futuro. «Creo que soy el mismo ahora que el que estaba en el Vilassar, pero he perfeccionado lo que empecé. La diferencia es que antes apuntaba las cosas en una libretita a cuadros. Estoy igual de ilusionado, aunque menos nervioso. He madurado», comentó.

Cuestionado por la gran labor que está realizando con el conjunto perico argumentó que es gracias a «La clave del Espanyol es que tiene muy buenos jugadores, como ya se vio con David Gallego en el tramo final del año pasado», dijo en la ponencia.


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre