La operación “salvar al soldado Roger Guasch” ha empezado. Un ejército de telemarketing trata de salvar los muebles con descuentos del 20% -según cuentan-a los socios que no han renovado. La empresa contratada hará un buen negocio, al menos alguien conseguirá sacar rédito de esta desgraciada Campaña de renovación de abonos.

Si efectivamente no han renovado 4.000 socios y calculamos un precio medio de su abono de 350 euros, estaríamos ante un menor ingreso de 1.400.000 euros. Si también contamos que 2.000 socios se han pasado a la categoría de FAN podríamos extrapolar que el Club perdería otro ingreso medio de 290 euros (350 euros – 60 euros que cuesta un FAN) que serían 580.000 euros. Redondeando, un total de 2.000.000 de euros. Además, muchos socios han cambiado a localidades más baratas por lo que el agujero puede ser peor. Si se proyectaba completar el presupuesto con 1.000.000 de euros más de ingresos por abonos, el déficit total podría ser de –3.000.000 de euros. Pues va a resultar que el Excel contenía graves errores de cálculo cuando se nos dijo que servía para cualquier empresa.


Ante esta catástrofe el ideólogo podría dimitir, ser cesado o poner él la diferencia. Pero siempre hay una alternativa más amable. Y en nuestro caso sería que fuera él mismo el que hiciera las miles de llamadas. Tendría la posibilidad de explicarse y explayarse, centenares de oportunidades para comunicar e implementar su idea.

Un servidor tuvo el privilegio de estar en Huesca y departir un buen rato con varios de los dirigentes de la Sociedad Deportiva Huesca. 100% hombres de futbol. Con una población de 50.000 habitantes -el 4% de los aragoneses- tienen ¡7.000 socios! –el cartel de completo en la Web-. En Zaragoza se concentra el 55% de la población de Aragón. El Real Zaragoza tiene 25.000 socios en Segunda. Además, el fútbol oscense compite en su ciudad con un equipo de balonmano de primera división y otro buen equipo de baloncesto. No lo tienen fácil. Su obsesión es tener el estadio lleno y lo consiguen con precios populares -incluso podríamos etiquetarlos de populistas-. No hay carnet superior a los 250 euros, el infantil más caro de tribuna paga 100 euros. Se aplica un 50% de descuento por asistencia. Y, año tras año, la SD Huesca es de los Clubes con mejor salud financiera.

El objetivo es muy claro: Hay que llenar el estadio y subir la ratio de asistencia. Debe hacerse  por lo civil -eso era la Campaña de altas y renovaciones- o por lo criminal -como es gastarse más dinero en telemarqueting, la inusitada llegada de las rebajas del tío Paco a los ex abonados o regalar entradas a diestro y siniestro-. Acciones para enmendar la plana a este desaguisado. En caso de no saber aprovechar el ¡SUPER! tirón del equipo el desastre será doblemente grave.

Tomás Guasch Llovensà

Soci 4.706 i Accionista.

Comentarios

Comentarios

1 COMENTARIO

  1. Qué envidia dan esos equipos con gente suya comprometida al cien por cien con el club… ¿Por qué hemos de resignarnos nosotros a estar en manos de gente que lo mismo le da gestionar un club que no siente que una cadena de zapaterías?… el proyecto del Huesca SD que usted desgrana es para enmarcar… me sé de unos amigos con los que acudía al estadio y que no han renovado abono que rabian de lo lindo por perderse estos partidos en los que, después de muchos años, competimos fenomenal… no sé lo que durará esta suerte de fenómeno paranormal, si es o no un espejismo, pero la torpeza de nuestros dirigentes (y en parte nuestra por consentirlo y no expresar cuando menos nuestra desaprobación en el estadio) es difícilmente explicable…

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre