Hoy se cumplen 29 años del 13 de enero de 1991 cuando en Sarrià se juega el Español-Gijón. Al acabar el encuentro dos jóvenes blanquiazules son atacados por un grupo de Boixos Nois, hinchas radicales del Barça. Frederic François Rouquier de 20 años murió. José María Arbolés de 16 resultó malherido. Los agresores fueron detenidos días después. Uno de ellos era menor. No opusieron resistencia y se jactaban de los hechos. «Le he clavado el machete hasta el mango», dijo uno de los detenidos por estos hechos, pero «sólo fuimos a darles un par de puñaladas», dijo otro.

Tres años después fueron juzgados por la Audiencia de Barcelona. Los cinco acusados fueron condenados, porque «eran más que gamberros» como dijo el fiscal, a 76 años de cárcel. Dos años después, el Tribunal Supremo revisaba la condena y la aumentaba a 140 años porque calificó el asesinato con alevosía y tachando la conducta de los Boixos como «primitiva y casi animal». A pesar de todo esto, los condenados por asesinato, entre ellos David Ventura Aparicio disfrutaron del tercer grado en 1998 y campan a sus anchas desde hace años tal y como les contamos en este reportaje en octubre de 2017.

Pese a las amenazas de sufrir represalias y acciones jurídicas que recibió esta casa por dicho reportaje, está y por supuesto, siempre ha estado disponible para todo aquel que lo quiera leer.


Frederic Rouquier descanse en paz.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre