Partido importante para coger ventaja en la punta de la tabla. Los blanquiazules sabían de la motivación propia y también del rival. No fue el caso de la salida al campo. Los gerundenses salieron como auténticos bólidos buscando el primero. Intensos, agresivos y con las ideas bien claras. Samu Saiz estuvo cerca de adelantar a los visitantes, pero una mala toma de decisión libró a los pericos de tal varapalo.

El Espanyol intentó contrarrestar el empuje del Girona a través de Embarba, RdT y el monito Vargas. Los tres de ataque fueron los más incisivos, ya que la medular era incapaz de controlar el partido. El fulgurante inicio del Girona se vio apagado conforme fueron pasando los minutos, aunque inquietó a Diego López a través de centros al área y saques de esquina.

La mejoría de los de Vicente Moreno quedó opacada por una nueva oleada de buen fútbol del Girona. Darder y Melendo, desaparecidos, no podían imponer el discurso futbolístico que pide el técnico espanyolista. Pese a no recibir ningún disparo comprometido a la meta de Diego López, la sensación de inquietud era palpable. Francisco López planteó un entramado defensivo considerable teniendo en cuenta las siete bajas de titulares.

Es importante no encajar aunque no estés del todo fino. Ésta misma expresión la lleva tatuada en el ADN el equipo de Vicente Moreno. Cuando menos parecía que pudiera llegar el tanto periquito otra jugada magistral entre Embarba y Raúl de Tomás terminó perforando la red visitante. El ’23’ puso un balón con música hacia el interior del área pequeña, el punta la bajó con el pecho y paró el tiempo para definir a la perfección ante Juan Carlos. Al desanso 1-0.

La segunda parte empezó, transcurrió con la misma tónica y terminó de la peor manera posible. Quince minutos finales condenaron al Espanyol a la segunda derrota de la temporada


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre