3 puntos de 30 posibles en las diez últimas jornadas de LaLiga. Eliminados en los cuartos de final de la Copa del Rey frente al Betis. Un equipo hundido en el aspecto físico y mentalmente endeble en muchos partidos. Una crisis social galopante. El espanyolismo tenía muchos motivos para ser pesimista de cara al final de temporada, pero el último día del mercado de fichajes de invierno vuelve a aportar la tan necesitada ilusión en la hinchada perica.

El 31 de enero de 2019 por fin ha sido el día en el que la mayor parte de los seguidores blanquiazules se han sentido satisfechos por el trabajo de la dirección deportiva del Espanyol. Recién iniciada la tarde, se anunciaba el traspaso de Leo Baptistao al Wuhan Zall chino. Horas más tarde, se hacían oficiales las cesiones de Alfa Semedo y Facundo Ferreyra a la entidad perica procedentes del Benfica.

El Espanyol se ha reforzado como debía para afrontar con más potencial y variantes en las manos de Rubi el segundo tramo de la temporada 2018-2019. Era lo que necesitaba: por un lado, jugadores con mucho gol (Wu Lei y Facundo Ferreyra) y, por otro lado, un centrocampista que aporte mucho trabajo defensivo y de grandes capacidades físicas como Alfa Semedo.


Centrándonos en las operaciones, el impacto de Wu Lei ya es una realidad fuera de los terrenos de juego. La repercusión para el club es enorme en China y le hará crecer en muchos sentidos, especialmente en el económico. Deportivamente habrá que tener paciencia, pero se trata del mejor jugador chino de la actualidad (máximo goleador histórico de la Superliga de China) y también uno de los mejores futbolistas asiáticos del momento. Si la dolencia en el hombro le permite competir al 100%, puede sorprender a más de un aficionado perico.

El impacto del fichaje de Wu Lei por el Espanyol da una nueva dimensión a la entidad perica en China y en el resto del continente asiático.

Sobre Alfa Semedo, conseguir la cesión de un futbolista con tanta proyección (21 años, 1’90 metros y un gran potencial físico y futbolístico) le convierten en una gran incorporación para una medular muy necesitada de aire fresco. Pero la mejor operación que ha realizado el Espanyol bajo mi punto de vista es la de Facundo Ferreyra.

Cesión para los próximos 18 meses (hasta el 30 de junio de 2020) y el club se reserva una opción de compra por un futbolista que hizo 54 goles en tres temporadas en el Shakhtar Donetsk, 30 en la última campaña entre todas las competiciones. Con experiencia en competiciones europeas, Ferreyra es un delantero más que contrastado. Ideal para encontrar el rendimiento inmediato junto a Borja Iglesias y para darle margen de adaptación a Wu Lei. Desde la llegada de Sergi Darder, Facundo es el fichaje con mayor nivel individual.

El rendimiento sobre el terreno de juego será, como siempre, el factor determinante para conocer si los tres fichajes de este mercado de invierno dan éxito al Espanyol. No obstante, la dirección deportiva ha realizado sobre el papel un gran trabajo para mejorar una plantilla que necesitaba ser reforzada. Cuando se hacen las cosas mal se dice y cuando se hacen bien, también: Rufete y Perarnau, enhorabuena.

Brian Calvo Sánchez.

Periodista y redactor de La Contra Deportiva.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre