Durante las últimas semanas, hemos estado viendo como un movimiento de senes, a los que se les supone o se les debería suponer una sensatez, una cordura y un juicio mayor por su dilatada experiencia vital, ha estado recorriendo calles y plazas de nuestras ciudades reclamando unos supuestos derechos sobre su pensión. Pues bien, no es este el objeto de mi artículo. De ello ya hablaré otro día. Y no es una amenaza.

Por el contrario, los iuvenes de hoy día, de los que una sociedad absorbida por las nuevas tecnologías dice que es la generación mejor preparadas de la historia (permitan que lo cuestione), no disponen de las oportunidades para desarrollar todas sus potencialidades en un mundo laboral abierto al mundo.

Pues si ya he conseguido poner a la defensiva a mayores y jóvenes, decir que no son ellos los que me interesan, sino los infantis o, más bien, la falta de ellos.


Aún recuerdo en la Facultad de Económicas, justo el curso después del Mundial del naranjito, al Profesor Dr. Jordi Nadal i Oller (quizá uno de los últimos grandes maestros de la Universidad junto al Profesor Dr. Pifarré) plantearnos la importancia de las pirámides de población en la planificación a largo plazo de la economía. Por desgracia, el cortoplacismo que en los últimos años lo inunda todo, nos impide ver el futuro. Y recuerdo al gran Profesor por la importancia clave en el análisis de muchos problemas que podrían haber tenido solución muchos años antes si contempláramos las trayectorias que durante los últimos treinta años ha tenido la natalidad en el mundo Occidental.

Y ustedes me dirá: “no es este un diario deportivo”. Sí, y tienen razón. Centremos el tema: el crecimiento de nuestra base social.

Han sido muchas las iniciativas que el Club ha llevado a cabo en materia de promoción de actividades para los más pequeños, sobre todo los días de partido en dominica horis matutinis. Pero no creo que haya un diseño estratégico sobre los futuros socios del club. Los hinchables o los carnés nins está muy bien, pero lo que hace falta es tener todo un plan para atraer a todo un conjunto de nuevos niños:

a) El carné gratuito de nins debe ser hasta los cuatro años, no sólo el primer año de vida. Hay que facilitar que el tener hijos no sea un obstáculo para la asistencia al Estadio.

b) Felicito por la política de rebaja de los precios a los socios infantil de esta temporada. Es la clave para que desde los cinco años podamos ir introduciendo el gusto por el fútbol y por el RCD Español. Los niños son los que al final arrastran a los padres a muchos acontecimientos.

c) La tarifa de descuentos no debería diferenciar entre familias monoparentales y familias estructuradas con un padre y una madre. Las familias sólo se pueden beneficiar de los descuentos si son socios los dos progenitores. Craso error. En muchas ocasiones, el socio sólo es el marido (muchas mujeres, aunque cada vez menos, no les gusta el fútbol). Las familias en España ya están bastante castigadas fiscalmente (parece que si se aprueban los próximos PGE mejorará levemente la situación) como para no tenerlas en consideración el club. Conozco muchas familias numerosas que no se benefician de estos descuentos porque la madre carece del más mínimo afecto por el deporte rey. Y, además, es amante de los domingos en un entorno mucho más relajante. Para poder contraponer estos gustos y poder llevar al fútbol a nuestros hijos, es necesario que se facilite argumentos en pro de la familia por parte del club.

d) Otro aspecto fundamental es el descuento a partir del 5º hijo. No podemos dejarlo en un mero 40%. Hoy en día, tener cinco o más hijos es un deporte de alto riesgo, una heroicidad, un premio a todos los futuros pensionistas, pues son ellos los que más garantizarán lo que tanto están reclamando y vociferando en las calles los senes.

e) Implementar el día del niño en el periodo navideño. Hay que facilitar entradas gratuitas a los poseedores de carné infantil para que puedan arrastrar a amigos suyos. Pero con una novedad: todo niño debe ir acompañado de un adulto, así que el regalar entradas a los niños debe implicar el obtener una entrada de adulto. Aún recuerdo las campañas de buzoneo cuando llegaba el Circo Americano y las entradas de los niños eran gratis, siempre y cuando fuesen acompañados de adultos. Mi padre, gran aficionado a las artes circenses, tenía resuelto el tema de sus cuatro hijos.

f) Facilitar entradas a buen precio a los familiares de los miembros de la cantera, a los niños de la escuela e incluso a los contrincantes de nuestro deporte base. El agradecimiento de la gente es mayor de lo que nos podemos imaginar.

Muchos de ustedes dirán que todas estas promociones son un agravio a los socios que pagan sus abonos de forma religiosa. Ello sería así si las gradas tuvieses una ocupación superior al triste 47% de esta ejercicio.

Hace una temporada, cuando las peñas de animación tuvieron sus desencuentros, el Consejo quiso cerrar el gol de Cornellà. Por fortuna, esa misma semana el Consejero Delegado, Sr. Ramón Robert acudió a una cena organizada por la Toga Perica. Allí se le dio la idea de que no dejara la grada vacía, pues podía llenarla de los niños del deporte base y de la escuela. Por fortuna tomó nota y así se hizo. Lástima que no se restructuró toda una campaña para la captación de los más pequeños.

Estas son unas simples ideas a desarrollar. Pero el principio evangélico de “dejad que los niños se acerquen a mí” no es trivial. El mes pasado durante el Domingo de Ramos puede ver cómo muchas familias acudían a bendecir el Palmón por primera vez. La fuerza de la sonrisa de un niño no tiene precio.

Así pues, a los pericos en edad de procrear, ya saben, todo niño viene con un pan bajo el brazo y es un futbolista en potencia. Pues nada, a la tarea…

Javier Belsa.

Economista y Perico en vena.

Socio RCDE núm. 2.689

3 COMENTARIOS

  1. Yo estoy harto de que amigos o conocidos mios (que son culés o merengues) chupen del bote con invitaciones a Palcos Vip o de patrocinadores, comiendo de lo lindo en las medias partes y de gratis. Y yo pagando una pasta por mi abono en un gol …

  2. Efectivamente Oscar, no se trata de regalar, sino de condicionar un vale regalo cangeable en taquilla con la adquisición de entradas de adulto. No puede haber el simple 2×1 y llenar esporádicamente el Estadio de culés. Es una estrategia de incremento de asistencia y de recaudación, tanto en taquilla como en merchandising

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre