Dentro del marco de la charla sobre entrenadores organizada por la Federación Catalana de Fútbol, Sergio González habló sobre su trayectoria en el banquillo del Valladolid. También ha comentado varios temas personales y de actualidad relacionados con el Espanyol.

Gran temporada en el Valladolid

«La palabra moda es fea porque, al final, pasan y ojalá seamos una realidad y algo constante y de mucho tiempo. Estoy contento de la experiencia en Valladolid, de cómo estamos haciendo las cosas, de cómo llegamos… lo que pasó el año pasado fue mágico y este año muy ilusionado porque hemos empezado por encima de los esperado. El equipo está dando pasos agigantados, está muy fuerte, con mucho poso, pero no nos podemos despistar. La calve de este inicio es el grupo, somos futbolistas de corte normal y, si alguno se despiste, el bloque lo notaría».

Relación con el Espanyol

«No tengo nada que perdonarle, todo lo contrario, sólo agradecerte. Me llegó la oportunidad rápida, igual apresurada, cumplimos por encima de los objetivos marcados. La solución fue dantesca, pero me quedo con que cumplimos los objetivos. Sigo siendo socio, un perico más».

Posibilidades de regresar en un futuro al banquillo perico

«En el fútbol nunca puedes decir nada. Si tiras para arriba, al final te cae encima. Hay que estar tranquilo. Estoy muy contento en el Valladolid. A veces hay que irse fuera para que se te valore».

¿Puede clasificarse este Espanyol para competiciones europeas?

«Estoy convencido. El Espanyol tiene buenos futbolistas y mimbres. Los jugadores han entendido bien a Rubi. Es un serio aspirante para entrar a Europa. El Valladolid tiene otro objetivo, pero hemos conseguido los puntos antes del tiempo previsto. El objetivo en rojo y con mayúsculas es la salvación y, si lo logramos, el año que viene podría ser mágico».


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre