Así de cruel es el futbol, con Gallego no había resultados y acabó cesado, no voy a hacer leña del árbol caído, no procede, pero sí que voy a criticar al propietario de nuestro club.

Si bien por una parte me gusta su seriedad en la gestión económica, por otra parte no me gusta su extrema austeridad, todo lo referente al club tiene que girar en base a un guión establecido que es la de dar beneficios al propietario, como dije al principio en parte me gusta que así sea, eso demuestra que no tenemos un presidente al uso de antiguas épocas, donde más de un presidente era digno de una novela picaresca del Siglo de Oro de las letras españolas, como lo fueron Gil, en paz descanse o el aún presente en este valle de lágrimas Lendoiro. El rigor económico de Mr. Chen por un lado nos lleva a un futuro saneado económicamente, a no sufrir un descenso administrativo por no cumplir con la deuda, me gusta que respete las reglas.

Lo que no me gusta para nada es esa extrema austeridad, donde los encargados de la parcela deportiva han de hacer filigranas para traer algún jugador de calidad, como los pagos a plazos, pero tampoco es bueno pagar en cómodos plazos a un jugador, llegará un momento en que habrá que pagar muchos plazos y no se podrá invertir en nada, un problema que hemos visto con el Betis al momento de comprarnos a Borja Iglesias, debido a compromisos que tenía, no podía hacer efectivo todo el monto de la clausula de dicho jugador. El Español a pesar de las ventas y otros ingresos fue uno de los clubs que menos invirtió en fichajes, hay buena plantilla, pero para afrontar tres competiciones se tenía que haber invertido más, el ex entrenador no tenía una varita mágica, como se ha visto, y ahora toca pagarle su despido y afrontar un nuevo gasto con el nuevo entrenador, al que le deseo toda la suerte del mundo.


Para mas inri, en el mercado de invierno, Mr. Chen tendrá que rascarse el bolsillo, para acabar de reforzar la plantilla, plantilla que es de calidad, pero por una austeridad supina e incomprensible no se acabó de apuntalar. Eso sí, el sr. Guasch haciendo el paripé en la alta sociedad para sus intereses personales, no para el club, quizás es ahí donde Mr. Chen se podría ahorrar un dinero e invertirlo más en la plantilla y que Perarnau y Rufete no tengan que hacer malabares.
En fin, fútbol, cruel fútbol, sin piedad alguna para las buenas personas, le deseo mucha suerte a Gallego, como en su época a Sergio Gonzalez y otros tantos entrenadores, que han sufrido en sus carnes la impiadosa ley de los resultados, y soñando que con Machin lograremos hacer historia.

Félix Bonet Nieto

Exportador

Perico en Singapur

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre