El inicio de temporada está siendo atípico para Diego López. Desde su llegada a finales del verano de 2016, el guardameta gallego aprovechó la oportunidad y gozó de la condición de titular indiscutible para el cuerpo técnico y para la afición durante toda la pasada campaña debido al espectacular estado de forma mostrado jornada tras jornada.

Sin embargo, la operación a la que se sometió el pasado verano para superar la bursitis que se produjo en un choque con Luis Suárez en el derbi del Camp Nou de diciembre de 2016 ha sido un gran contratiempo. Diego López decidió operarse a final de temporada y, a pesar del gran rendimiento dado, en los últimos meses está pagando las consecuencias. La vuelta de Pau al Espanyol tras su cesión al Tottenham y la recuperación del portero formado en la cantera del Real Madrid han sido dos factores determinantes para la situación actual: Pau es el titular indiscutible por su extraordinario rendimiento y Diego, tras finalizar su recuperación, espera la ocasión de volver a los terrenos de juego.

Diego López tuvo que ser sustituido tras el choque con Luis Suárez que finalmente le hizo pasar por quirófano.

En este sentido, el partido de esta noche ante el Tenerife se espera como la oportunidad que tanto buscaba Diego López. Salvo que las molestias y el malestar que le ha afectado en las horas previas al encuentro le impidan formar parte del once inicial, tal y como anunció Quique Sánchez Flores en la rueda de prensa de ayer, el guardameta será de la partida en la ida de los dieciseisavos de final para tratar de avanzar hacia los octavos de final de la Copa del Rey.


La Copa del Rey, fundamental para la gestión de la portería

Nadie mejor que Quique conoce la categoría de Diego López. No dudó ni un instante en colocarlo como titular en detrimento de Roberto la pasada temporada recién llegado de Milán. De hecho, de no ser por la lesión seguiría siendo el portero indiscutible del Espanyol. Pero la irrupción de Pau ha cambiado por completo las previsiones de todos, cuerpo técnico incluido.

Es por ello que la progresión en el torneo es fundamental para que los dos guardametas acumulen muchos minutos y no surjan problemas en la convivencia de la portería perica. Los dos merecen disfrutar de la confianza de Quique. Pero ahora le toca a Diego: su oportunidad ha llegado.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre