La Copa del Rey tiene un carácter y un signo especial para el RCD Espanyol. Hemos logrado cuatro títulos. En las temporadas 1928-29, 1939-40, 1999-00 y 2005-06 y cinco subcampeonatos en  1910-11, 1914-15, 1940-41, 1946-47 y 1956-57. Desde el segundo título al tercero, pasaron la friolera de 60 años, o lo que es lo mismo varias generaciones de pericos, que vivieron en blanco en cuanto a títulos se refiere. Terrible.

Algunos hemos tenido la suerte de vivir la del centenario y la del Bernabéu frente al Zaragoza.  De eso han pasado ya 13 años. Si algo nos ha demostrado la historia es que la Copa es el camino más fácil y asequible para el Espanyol en el cometido de dar una alegría mayúscula a su sufrida y resistente afición. Por eso jamás he entendido de que va esa revenida frase apocalíptica de “tirar la Copa” para centrarse en La Liga. Tampoco logro entender que un club como el Espanyol haga rotaciones a la baja en la competición del KO.


Cierto es que La Liga te da de comer, pero no lo es menos que siempre tienes margen de sumar una jornada tras otra y más oportunidades de remendar los tropiezos. Un club como el Espanyol no debería preocuparse nunca por el descenso a los infiernos, y a poco que te vaya regular en Liga siempre debería ir con todo y con todos a la Copa. El mítico trofeo aparte de darte un título y su correspondiente chute de alegría, te ofrece la oportunidad de ir a Europa por el camino más corto la temporada siguiente. Al fin y al cabo, ese es el objetivo del Espanyol en La Liga la temporada que más suerte y acierto tengamos. Con permiso de Darder y los Darderistas.

Además un equipo de profesionales que no juega en Europa no debería tener problema alguno en afrontar la Copa con garantías sin necesidad de más rotaciones que las obligadas por lesión o sanción. Obviamente para eso hay que trabajar bien físicamente al equipo, sobre todo en el aspecto muscular.

Creo que Rubi que conoce bien la casa ha entendido ese mensaje. Por ese motivo dio descanso al Panda en Eibar y salió con todo ayer frente al Betis. No creo que Rubi esté preocupado en estos momentos por el descenso y eso me alivia. Igualmente que te eliminen de la Copa tampoco es garantía de que te vaya a ir mejor en La Liga, ni mucho menos. De hecho los siete equipos que están por debajo nuestro en la clasificación ya no están disputando la Copa del Rey.

Por orgullo, por amor propio, por historia y sobre todo por la afición, el Espanyol debe salir a por todas el próximo viernes en Sevilla. Porque Sevilla como la Copa, tiene un color especial.

Robert Hernando

Ex –consejero del RCD Espanyol

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre