Empiezo a escribir este artículo un mes después del nacimiento de mi primer nieto Pablo Juárez Debort, y por descontado, ya socio de nuestro querido club. Y dos meses después del 120 aniversario de la fundación del RCD Español.

 Y me pregunto ¿Qué significa tradición? Según la primera definición de la RAE es: “Transmisión de noticias, composiciones literarias, doctrinas, ritos, costumbres, etc., hecha de generación en generación.” Me encanta esta definición y encaja perfectamente en la historia de nuestro club. Sobre todo la transmisión de nuestra historia de las antiguas generaciones a las nuevas generaciones, sin duda esto es una realidad.

Mi primer recuerdo presencial del Español fue en mayo del año 1972, un partido de copa contra el Real Burgos que ganamos 5-0. Mi españolismo fue por mi padrino, Don Luis Gomez que era un acérrimo seguidor de nuestro club desde que llego de su lejana Galicia. Le animó a ir al campo un compañero del trabajo y desde aquel día se hizo socio. Siempre me contaba que se hizo del Español por el sentimiento de camaradería que se vivía entre los españolistas y por rebeldía hacia la prepotencia del otro club de la ciudad. Todos estos hechos me hicieron querer ser como mi padrino, y sin duda me marco.

Luego siguieron los partidos de mi infancia, míticos y no tan míticos de Sarria en el gol norte durante los años 70, donde íbamos con mi padrino y sus hijos Miguel y José Luis, que para mí eran y son mis hermanos. Era la tradición de los domingos, un sentimiento. Durante el día a día teníamos que defender nuestros colores blanquiazules en el colegio y en la calle con nuestros amigos, porque éramos “diferentes”.

Y llegaron los 80, años de militancia perica, con la gloriosa época de Clemente, Los partidos espectaculares del equipo en la copa de la UEFA, defendiendo nuestros colores por toda Europa. Y llegan los años 90, para mi años de paternidad, de mi hijo Luis en el 91, que llego a pisar el césped de Sarria antes de su desaparición y el 95 mi hija Marta. Posteriormente los títulos de la copa del Rey 2000 y 2006 y la final de Glasgow. Mis dos hijos son grandes pericos y socios desde su nacimiento. Vivieron nuestra casa provisional de Montjuic, donde vibraron con sus primeros partidos míticos, con Tamudo, Jarque, Sergio, Mauricio, Luis y el mítico gol de Coro…..

Y llega nuestra nueva casa en Cornella-El Prat, donde mis hijos afianzan su compromiso con el RCD Español y como buenos pericos vuelan del hogar. Y aun nos unen más los colores de nuestro club, los días de partido y por supuesto el resto de los días. Y ahora llega Pablo, el hijo de Luis y Charline, al que pronto llevaremos a conocer nuestro flamante estadio.

Con este breve recorrido por nuestra historia familiar españolista, no me gustaría aburriros. Si no demostrar lo importante que la es la tradición en nuestro club. Poder transmitir estos valores que todos conocemos y valoramos de generación en generación: El señorío, el respecto, la lucha, la resistencia, el amor a unos colores, el esfuerzo, el sentimiento de pertenecer a un club muy especial, la solidaridad entre los seguidores de nuestro club, el orgullo de ser pericos.

Ahora me toca a mí volver a transmitir estos valores a mi nieto Pablo y animo a todos los españolistas a hacer lo mismo. Poder transmitir nuestros valores es algo sin paragón, somos y seremos siempre del RCD Español.

Jorge Juárez.


Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorDieter Wiggert.- Viajes a ninguna parte
Artículo siguienteVicente Moreno: «No será un partido fácil»

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre