El filial del RCD Espanyol cerró en 2019 haciendo historia consiguiendo por primera vez siete victorias consecutivas en la Segunda División B. El equipo dirigido por José Aurelio Gay superó por 3-1 al Llagostera en un partido que se puso de cara desde el pitido inicial con las dianas de Moha y Nico. En la reanudación el gol de Kuku puso emoción al tramo final del partido, pero Pau Martínez hizo el 3-1 definitivo.

El partido no pudo empezar mejor para los intereses de los espanyolistas. Con el primer minuto recién estrenado, Kevin Soni se revolvió y su disparo lo desvió la mano de un defensor. Manos y penal. Moha no falló desde los once metros e inauguró el marcador. El 1-0 duró poco en la Ciudad Deportiva Dani Jarque y es que los de Gay quisieron terminado el partido rápidamente. Una falta en el vértice izquierdo del área lo ejecutó Nico para limpiar la escuadra de la portería de Marcos que no pudo hacer nada para evitar el 2-0. No había llegado ni al primer cuarto de hora que los blanquiazules gobernaban con tranquilidad tanto en el césped como en el marcador.

Como era de esperar, el Llagostera puso una marcha más al partido, cogiendo a contrapié a los pericos y lo aprovecharon para poner emoción al partido con el 2-1 tras un desajuste entre defensa y portería.


Finalmente, tanto buscó el gol el filial que llegó. Una carrera de fuerza y velocidad de Kevin Soni que asistió para la llegada de Pau Martínez para hacer el gol de la tranquilidad, el 3-1 y el gol que confirmaba la séptima victoria consecutiva para cerrar el 2019.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre