La nefasta temporada del Espanyol, que se culminará con un descenso a Segunda División imparable a estas alturas de la competición, terminó hace muchas semanas con la paciencia del espanyolismo. Las continuas oportunidades que ha desaprovechado el equipo para engancharse a la lucha por la permanencia y la pésima imagen ofrecida por los diferentes campos de LaLiga han manchado el honor y la leyenda de la entidad perica.

Con la intención de expresar su malestar y de hacer ver a los jugadores cómo se siente la afición, un grupo de seguidores blanquiazules se ha presentado este viernes en la Ciudad Deportiva Dani Jarque. Pese a que la decepción y la crispación en la masa social perica no para de crecer, no ha sucedido ningún altercado y todo se ha producido con normalidad.


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre