Las buenas noticias sucedidas en el último mes tanto en el ámbito deportivo como en el económico permiten al Espanyol plantearse un mercado de fichajes muy diferente al que estaba acostumbrado en los últimos años. La clasificación para la Europa League en la última jornada de la temporada recién terminada y la ampliación de capital aprobada y estipulada en unos 50 millones de euros sitúan al club blanquiazul en un escenario lleno de ventajas.

En lo estrictamente económico, el panorama cambia radicalmente al no tener ninguna urgencia por vender a alguna de las figuras del equipo. El interés de grandes clubes por Borja Iglesias, Mario Hermoso o Marc Roca es una realidad tanto como la posición de fuerza del Espanyol: los equipos que quieran llevárselos tendrán que abonar sus respectivas cláusulas de rescisión.

El Espanyol tratará de retener a Mario Hermoso y Borja Iglesias a toda costa.

A la solvencia financiera se le añade la clasificación europea como argumentos sólidos para retener a las piezas claves del equipo dirigido por David Gallego. Y es que precisamente la Europa League irrumpe como nuevo poder de atracción en el Espanyol a la hora de acudir al mercado de fichajes.


El hecho de disputar competición europea la próxima temporada es un elemento a tener en cuenta en cualquier negociación por los jugadores que interesan al club blanquiazul. Así pues, el Espanyol respira aliviado por primera vez en mucho tiempo en un mercado de fichajes y con la ambición de mejorar un equipo consolidado.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre