Este año Sant Jordi ha sido diferente para todos, en especial para mí, desde hace años voy a pasear por las ramblas, para recoger mi rosa del stand del Espanyol, esta vez he pasado a recogerlas para repartir en el hospital en el que trabajo.

Desde que comenzó la pandemia, cada día salís a las 20 horas a aplaudirnos, el club y los propios jugadores han hecho donaciones, se ha iluminado el estadio, etc… ¡Muchas gracias a todos!

Pero ¿por qué no podemos tener un reconocimiento a los pacientes? el único contacto que tienen es con nosotros, el personal sanitario, el de limpieza, y por desgracia solo nos pueden ver los ojos, apenas tienen contacto con el exterior, vídeo llamadas, y poco más ,¿os imagináis estar así más de un día y de dos? Ellos pasan semanas así…

Gracias a la Peña perica Happy Animals, a Montse, y sus maravillosas manos que fabricaron unas rosas preciosas, me llegaron dos cajas de ellas, para repartir. Propuse a mi supervisora repartirlas entre los pacientes, yo diría que sin dudarlo me dijo que sí.

La noche del 22 al 23 con la ayuda de mis compañeras, que no sabían que tenía entre manos, repartimos las rosas entre los pacientes del Parc Sanitari Pere Virgili, para nosotras fue un mini homenaje al paciente, por su gran lucha. 

Mientras las repartíamos me pude quedar con muchas reacciones, verles las caras  de ilusión y la gran mayoría decían: “si son rosas del Espanyol sorprendidos ¿son para mí?” Otros hacían comparaciones con otros clubes, nunca más allá de las de los colores o las rivalidades deportivas.

También, por supuesto, salió más de un periquito y periquita, en mi cabeza se me ha quedado grabada la frase de un paciente, “¿pero como habéis sabido que soy del Espanyol?” ¡Estaba que no se lo creía! Sin duda, ahí me di cuenta, con esa reacción de que estábamos haciendo lo correcto, que repartir esas rosas, y hacer especial esa noche había valido mucho la pena.

Fue una noche especial, y todo gracias a la peña blanquiazul Happy Animals, a mi hospital, al Parc Sanitari Pere Virgili, por no importarle que pasáramos un rato repartiendo felicidad en clave espanyolista, los colores de las rosas eran preciosos. Gracias igualmente, a todas y cada una de mis compañeras por ser cómplices y repartirlas conmigo. Sin todos ellos no habría sido posible. En noches así te das cuenta que un detalle tan aparentemente insignificante puede hacer feliz a las personas. ¡Visca l’Espanyol!

Patricia García

Enfermera y socia del RCD Espanyol


Comentarios

Comentarios

1 COMENTARIO

  1. Que pedazo de iniciativa!! Seguro que a los pacientes les encantó y les hizo olvidar por un momentito donde estaban…
    En momentos así lo que menos importa son los colores y lo importante es el detalle.
    Bravo por la Peña Happy Animals, a Montse, a Patricia García y a todas sus compañeras 🙂

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre