Según los socios espanyolistas participantes en la acción que les adelantábamos en LCD, de 35 a 40 personas entre Policías Nacionales y Guardias Civiles, destinados estos días a Cataluña entraron ayer acompañados por varios socios pericos. De forma paulatina y conforme iban llegando al RCDE Stadium pudiendo disfrutar del Espanyol-Levante con los descuentos que había lanzado el club para el encuentro. Explican que la mayoría de ellos eran andaluces de Huelva y Sevilla, aunque podías encontrar de todas partes, Albacete, Zaragoza, Valencia, Badajoz, etc..

Cabe recordar que la iniciativa partió de un Guardia Civil andaluz perico desplazado estos días a Cataluña y un familiar suyo afincado en Barcelona. Socio del RCD Espanyol desde hace varias temporadas tal y como les explicamos aquí en La Contra Deportiva.


“La mayoría somos jóvenes con hijos pequeños que no lo estamos  pasando bien porque llevamos días lejos de nuestras familias, el Espanyol nos ha servido para distraernos un rato, lástima del árbitro” Nos comentaba Alejo, un Policía Nacional de Mallorca que seguidamente añadía “el cariño que estamos recibiendo de la mayor parte de la población catalana, es emocionante, sentimos que no estamos solos, somos personas normales, con sueldos normales, cumplimos con nuestro trabajo, no somos políticos ni responsables de nada, queremos agradecer a la afición del Espanyol este detalle que muchos de nosotros jamás olvidaremos, de aquí va a salir más de un perico para siempre”.

Comentarios

Comentarios

3 COMENTARIOS

  1. a todo esto… ¿cómo evolucionan los “centenares” de heridos? … en particular me preocupa el estado de salud crítico de esa chica… marta torrecillas, creo que se llama… una chica que es concejal en gallifa… he oído que favorablemente, loado sea el Señor… de los dedos rotos uno a uno a una capsulitis y un padrastro en un dedo… una recuperación milagrosa… parece que también le “tocaron” las tetas… entre otros abusos “chechuales de la pradera”… que dijo la alcaldesa babau, digo colau…

  2. Menudo cinismo que gasta el amigo toledano. Estos policías repartieron, qué valientes, a abueletes y abuelas de 80 años, tiraron de los pelos a jóvenes catalanas, qué valientes, y hasta a una le tocaron los pechos, menudo sinvergüenza. En este país, cada día menos democrático, cada día más monarquía bananera, de pandereta y corridas de toros, en fin, para echarse a llorar; o mejor, para echarse a correr. Que acabe la pesadilla, que ya dura demasiado.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre