El vicepresidente, Carlos García Pont, comentó que «apoyamos las medidas, aunque sean drásticas. Lo primero es la salud, luego todo lo demás. Primero, la de la afición, que es la que nos están ayudando. Que no haya partidos les pone en más seguridad», comentó. Por eso mismo, los empleados «harán teletrabajo».

El primer equipo regresa de Torremirona hoy mismo y pone fin a los entrenamientos hasta que la Ciudad Deportiva reúna las condiciones adecuadas para volver de nuevo a la actividad con plenas garantías higiénico-sanitarias.

«Todo esto se hace también por la salud de los jugadores. No se conocen las consecuencias de esta enfermedad. Queremos proteger la carrera futbolísticas de todos los deportistas. Esperamos la evolución y estamos con ellos para defender la salud», argumentó el vicepresidente perico.

Al margen de estas medidas, se han tomado otras, como la venta de entradas de futuros partidos y la devolución del importe a todos aquellos aficionados que hayan comprado entradas para el encuentro del domingo.


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre