El último partido contra el Rayo ha sido la gota que ha colmado el vaso. Me considero una persona tranquila y paciente, pero seguir al Espanyol en los partidos fuera de casa se ha convertido en un martirio.

Para entender mi cabreo me gustaría explicar la triste realidad a la que nos enfrentamos los hinchas que vivimos muy lejos de Barcelona. Para ir a ver un partido a Cornellá tengo que recorrer 1700 kms, ya que parto desde Salamanca. Así que solo voy a los partidos que el Espanyol disputa a domicilio.

La inmensa mayoría de la hinchada perica va cada dos semanas al RCDE Stadium y ve como el equipo en casa rinde y consigue resultados positivos. De esta forma la nefasta racha fuera de casa se lleva algo mejor, aunque ya prácticamente toda la afición ha dicho “basta” a estos planteamientos de equipo pequeño y cobarde.

No solo cuesta mucho dinero desplazarse, alojarse y adquirir las entradas, sino que al mismo tiempo tenemos que luchar lo indecible para conseguirlas.

Solo dos ejemplos de la semana pasada: Para el partido contra el Solares correspondiente a la eliminatoria de la Copa del Rey, en un principio no había entradas, y el Espanyol tampoco las había solicitado. Por suerte vi en el programa de la Grada Online una entrevista con Tati Ruiz, la vicepresidenta del Solares. La busqué en internet, y amablemente me ofreció dos entradas.

El caso del Rayo Vallecano es todavía peor. No hay zona visitante y el club del impresentable Raúl Martín Presa no vende entradas online y no hay ninguna línea de teléfono que funcione. Así que me toca desplazarme el viernes a Vallecas, para ponerme en las kilométricas colas y así conseguir dos boletos para el encuentro.  

El domingo, ya en Vallecas, me toca presenciar como Diego López intenta perder tiempo desde el minuto uno. Media hora sin dar un pase en condiciones, un cúmulo de despropósitos y fallos indignos de jugadores de la División de Honor. Fútbol amarrategui condenado al fracaso.

Llevamos en Primera División la friolera de 17 partidos sin ganar. 12000 kms en coche para volver cada vez más frustrado y sin haber presenciado ni una sola victoria. La última victoria a domicilio en Primera División creo que data de enero de 2020 en el partido contra el Villareal (muchos se acordarán de las lágrimas de Hugo, el niño espanyolista).

Las estadísticas de Vicente Moreno a domicilio con el Espanyol y el Mallorca son vergonzosas. Se ve que insiste en sus planteamientos consiguiendo resultados siempre nefastos. Es cierto, puede influir el árbitro, a lo mejor el campo es muy pequeño o incluso un jugador perico puede meterse un gol en propia meta, pero al final los números hablan por sí solos.

Es obvio que a nuestro técnico poco le preocupa lo que opinemos los hinchas que nos desplazamos. Y además el club tampoco le ha puesto el listón muy alto, error gravísimo a mi parecer, así que esto no tiene muchos visos de cambiar.

Yo a veces llego a tal punto de desesperación que me planteo cosas que rozan el absurdo.

Últimamente he sentido el deseo de que nos marcaran el 1-0 cuanto antes para que el equipo cambiara de estrategia y de táctica. Estoy harto de tener que escuchar que el planteamiento inicial es no recibir ningún gol, para luego en los minutos finales poder darle la estocada al rival. Pero llevamos casi 20 partidos en los que nos la dan a nosotros. Nuestros rivales sí que pueden hacer una fuerte presión de inicio para complicarnos la salida de balón, pero nosotros no porque sería un suicidio. Ellos pueden jugar a tope desde el minuto uno (el mejor ejemplo el Getafe de QSF) pero nosotros esperamos a que el rival se desgaste y en la mayoría de los casos nos mete el 1-0 para luego plantearnos empezar a construir en vez de destruir.

Estoy convencido de que esta táctica de “verlas venir” es obra de Vicente Moreno y no tiene nada que ver con los jugadores que solo cumplen órdenes. También pienso que el club se ha equivocado al poner como único objetivo la permanencia. Un conformismo innecesario y un mal endémico del Espanyol. El día que empecemos a fallar en casa o que se lesione RdT apaga y vámonos.

Vicente, por favor, piensa solo un poquito en los que vemos los partidos de nuestro equipo a domicilio. Pero me temo que no vas a cambiar tu planteamiento táctico aunque tus números sean cada vez más escalofriantes, 27 encuentros fuera de casa (incluyendo los partidos como técnico del Mallorca) y solo una pírrica victoria. 9 puntos de 81 posibles.

Arriesga un poco más sin tener el marcador en contra, y haz que vuelva cuanto antes de un largo viaje con una enorme sonrisa después de haber sacado tres puntos fuera de casa.

Ya no aguanto estos bodrios.


Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorLa bonita historia del ‘No surrender’
Artículo siguienteJorge Juárez.- Tradición perica

2 COMENTARIOS

  1. Sr. Dieter: el actual entrenador es caprichoso como casi todos. Nuestro equipo no está entrenado para hacer una presión alta y ordenada (desconozco si es por cuestiones meramente tácticas y/o físicas). Solo Pedrosa tiene velocidad a la hora de cerrar un contragolpe del rival ya que los centrales son lentos y también Diego López.
    Por lo tanto no podemos pedir peras al olmo. Un plus añadido es la poca exigencia desde los despachos cuando el presidente reside a 12 mil kilómetros.
    Particularmente pienso que en breve cambiará esa racha y que haremos una buena segunda vuelta en la liga.
    Tenga paciencia, acuda siempre que pueda y no dudo que estará usted en Vigo este viernes pese a las inclemencias del tiempo.

  2. los números avalan el cansancio de nuestro perico trotamundos… 3 puntos como visitante, tres empates… a domicilio somos el 2º peor equipo detrás del getafe (que nos dio para el pelo en su estadio)… simetría inversa, en casa somos el 2º mejor… yo le pediría a don dieter que no dejara de acompañar al equipo por los malos resultados, pero hay que entender que a nadie le atrae la idea de «ir a ver perder casi siempre a los suyos» cuando además le lleva un trabajo, no poco tiempo y le cuesta un dinero y le chafa otros planes. a fin de cuentas, a mi me ha costado el abono y una T-10 asistir al 90% de los puntos obtenidos por el equipo en lo que va de temporada…

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre