Por fin llegó el día, por fin volvió la vuelta de los aficionados a los estadios. Pero, ¿a qué precio? ¿Realmente esto es fútbol?

Jamás pensé que renovaría el carnet sin saber siquiera si me tocaría ver los partidos en mi asiento de siempre, con mi gente. Jamás pensé que iría al estadio cubierta por una mascarilla que te asfixia, sin poder comer ni beber, sin poder animar, sin poder levantarte y abrazar a tu compañero para celebrar un gol, distanciados unos de otros a dos metros. Jamás pensé que el estadio se convertiría en un cementerio.

El fútbol es alegría, es amistad, pasión; el fútbol es euforia y lo que nos quieren imponer no es fútbol. Ya sé que el club poco tiene que ver en el asunto pero somos grandes y valemos más que todas las restricciones impuestas para hacer del fútbol un chiringuito más. Deberíamos de dar guerra. ¿Por qué se pueden llenar pabellones para ver conciertos pero no se pueden llenar estadios para ver deporte? ¿Por qué en Inglaterra, Francia y otros países de Europa los estadios están a rebosar mientras aquí estamos perdiendo la esencia del fútbol?

Escribo esto a modo de reflexión para todos aquellos que os alegrasteis la semana pasada de volver al estadio. Es normal, todos estábamos ansiosos, pero así no. Pensad en los partidos venideros, seguramente no podáis entrar a todos por culpa de restricciones absurdas y sin sentido habiendo pagado vuestro carnet.

Sí, ya sé que estamos en una situación excepcional de pandemia mundial y que la situación requiere medidas de prevención pero han pasado ya casi dos años, ya sabemos de qué va el tema. Nos toman por necios y debemos luchar por lo que es nuestro. Yo no conozco el fútbol sin celebrar goles abrazada a los compañeros de grada, sin comentar jugadas y sin dejarme la voz gritando.

Somos el Real Club Deportivo Español y no podemos ceder.

Andrea Tejada León

Socia 22.105 del RCD Espanyol


Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorNovedades en la convocatoria para el Mallorca-Espanyol
Artículo siguienteNaufragio sin paliativos en Mallorca (1-0)

3 COMENTARIOS

  1. Con mascarilla y separaditos unas y otras, el ambiente en los dos primeros partidos post pandémicos ha sido extraordinario y, que yo sepa, nadie dejó de cantar, gritar más bien en mi caso, cada jugada digna de nuestra admiración y fervor, al fin y al cabo la tribu es la tribu y el baile alrededor del fuego de nuestra pasión es el baile que bailamos, gritamos y cantamos sí o sí!!!
    ¡¡Vizca el Espanyol y que lindo es Cornella al sol del mediodía!!

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre