Según el testimonio de varios socios y aficionados espanyolistas, ayer después del partido entre el RCD Espanyol y el RCD Mallorca, que concluyó, con la victoria por la mínima del conjunto blanquiazul, varios miembros de la peña ultra barcelonista Boixos Nois, merodearon por el centro comercial Splau, y, al parecer, no con muy buenas intenciones.

En un primer momento no llevaban ningún tipo de ropa que los delatara, pero tanto los tatuajes como su actitud con aficionados pericos llamó la atención más de la cuenta.

Tal y como ha relatado un socio del RCD Espanyol, a esta casa “se acercaban a la gente que llevaba bufandas del Espanyol, la mayoría estábamos comiendo o picando algo en algún establecimiento y nos preguntaban cosas como si ya había acabado el partido, si creíamos que nos íbamos a salvar, si sabíamos algún bar cerca donde hubiese gente joven del Espanyol y demás” además, este socio ha añadido que “era gente rara, vestían como con estética skin, alguno tenía la cara como si le faltara un hervor, fumaban muy rápido y como nerviosos, estuvimos contestando a sus preguntas, que por otro lado eran bastante absurdas, con evasivas hasta que nos dimos cuenta que uno de ellos llevaba tatuado en la nuca el nombre el FC Barcelona y otro en el brazo como un logo de los boixos con un perro, debían tener una media de unos 30 o 35 años, desde luego no eran críos”.

El testimonio que ha publicado esta casa es de un socio espanyolista que se encontraba tranquilamente con su mujer e hijos. Y, que abandonó el lugar en cuanto pudo, convencido de que los Boixos se habían acercado al Splau en busca de jarana.


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre