Hace casi dos años -y parece que fue ayer- de la última explosión de euforia. Fue el 18 de mayo de 2019 cuando los pericos invadimos el césped del RCDE Stadium para celebrar la clasificación para la Europa League del Español de Rubi.

Poco después, en julio, caímos 1-0 en feudo del eterno rival. Una temporada y un partido que nos condenó a 10 meses de cruel penitencia en segunda (una categoría que por historia nunca nos ha pertenecido).

El Español, es uno de los cinco equipos que se mantiene entre los que más temporadas ha militado en la máxima categoría (después del R.Madrid, el Barcelona, el Athletic y el Valencia). Y así seguirá siendo después de su quinta experiencia en segunda división.

Hasta cuatro entrenadores -entre ellos Rufete- han pasado por el banquillo tras el abandono de Rubi, que, por cierto, ¡bendito el karma cuando devuelve las cosas! Y es que, lo que debía ser la misión más ilusionante de los últimos diez años con la vuelta a Europa se convirtió rápidamente en nuestra peor pesadilla descendiendo a la división de plata.

Y después de ello, lo único bueno que hizo Rufete el verano pasado, fue apostar muy fuerte por la plantilla y conseguir mantenerla sin demasiados cambios. De Tomás, Cabrera, Embarba, Darder, David López y Diego López tuvieron opciones para dejar el club pero se quedaron y demostraron su compromiso. Así que, ¡gracias!

Vicente, de ti también me acuerdo. Has resultado clave para el ascenso entendiendo desde el primer momento qué necesitaba el equipo (tarea poco fácil).

¡Y ojo! no sería justo tampoco olvidarnos de nosotros, de la afición más fiel del panorama nacional. Porque con Covid o sin él hemos estado a la altura de las circunstancias. Nos hemos movilizado como hemos podido y muestra de ello han sido las motadas pericas y los recibimientos al autocar en los últimos partidos. Porque el que siente la blanquiazul lo hace contra viento y marea.

Pero es gracias al empate sin goles en La Romareda y gracias al fin del estado de alarma en España, que se han desencadenado una serie de acontecimientos dignos de ser celebrados -sobre todo- que volvemos a la élite del fútbol español justo diez meses después.

Así que, a falta de cuatro jornadas para el final, con nuestras mejores galas blanquiazules desempolvadas y con nuestras banderas hondeando al son del viento y de los cánticos, teñimos Barcelona una vez más el pasado sábado y el pasado domingo.

Y ahora querida dirección deportiva, ¡tonterías las justas! Vuestro primer quehacer para la vuelta a primera debe ser retener a RDT como mínimo.

Porque el Español es primera y es segunda. Es Historia. Mucha historia. Es un club fundado por catalanes. Es de Sarriá, del Olímpico y del RCDE Stadium. Es leyenda. Es afición inmejorable y previas. Muchas previas. Son victorias y derrotas. Son uñas mordidas y taquicardias. Son goles que nos salvan. Es de padres a hijos. Llueva, nieve o haga sol. ¡Volvemos de dónde nunca nos fuimos!

Bea Carrillo Miravitlles

Publicista y socia 11.996


Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorSe cumplen 15 años del gol salvador de Coro
Artículo siguiente‘Yo soy perico’ en Vamos

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre