Como se imaginarán el título de este artículo no es para referirse a esta famosa serie televisiva de finales de los años 70, creada y dirigida por William Blinn. En la misma se contaban historias de una familia feliz de la cual disfrutábamos pequeños y grandes.

Está claro que se refiere a esos magníficos 8 goles grandes como 8 soles que le endosaron al FC Barcelona. Otra noche mágica para los pericos y aficionados a otros clubes de fútbol. Soñada por muchos menos por un amigo mendocino perico quien al término del primer tiempo me escribe al teléfono móvil diciendo “este partido termina 8 a 2”. Mensaje que guardaré de por vida.

Me dije, este hombre sueña despierto. Doy fe cual notario que le disputa el título de anticulé más grande del mundo a un amigo bonaerense también aficionado perico y me dejan relegado al tercer puesto a nivel mundial con mucha diferencia.

Esta debacle la estábamos esperando, de ahí que teníamos todos los pericos la escopeta cargada porque desde principios de año ya se veía que lo único que tenían los directivos culés para ofrecer “al soci” era el descenso del RCD Espanyol.

Pese al obsceno presupuesto de 1.047 millones de euros o 1.130 millones de dólares como ustedes prefieran NO HAN GANADO NADA. Pero nada de nada. Incluso en basket con un presupuesto de equipo de NBA sucumbieron ante Baskonia de Vitoria Gasteiz.

Encuentro totalmente lícito disfrutar con las “desgracias” del otro equipo de la ciudad en lo que al aspecto deportivo se refiere. Ello forma parte del juego y corazón del hincha.

Vaya racha llevamos los pericos, desde la noche en Anfield con aquel 4 a 0 del Liverpool, luego vino el triunfo de Valencia en la final de copa, posteriormente la eliminación por el Atlético Madrid en la supercopa, aquel gol de Iñaki Williams que les dejó fuera de la copa en el último minuto de partido. Ahora viene esto del Bayern. Es que no paramos de disfrutarlo.

Como decía mi abuelo “no se debe escupir y mucho menos hacia arriba”. Eso es lo que han estado haciendo los culés desde que bajamos matemáticamente a segunda división.

El karma, la justicia cósmica o como se le quiera llamar les ha caído con todo su potencial. Me consta de muchos culés que siguen llorando y no han probado bocado alguno. No les entra la comida, es todo llorera e incluso más de uno corre el riesgo de deshidratarse. Saben que esto no es para un rato nomás, es para siempre. La habitual excusa en el árbitro no pueden esgrimirla, tampoco aquello de que la culpa es de Madrid.

No hay peor castigo para el ignorante que dejarle creer que es el mejor y el más sabio de todos. Ahora lo sufren en sus carnes porque durante años, junta letras y talibanes de las ondas les han contado que tenían al mejor jugador de la historia, sin aclararle que es en los videojuegos de la play. Ese que juega con un reglamento a su medida y que le ponen las barreras a 10 mts cuando se prepara para lanzar un libre directo.

Me imagino las risas que se echarán allá donde estén Pepe Schiaffino o don Alfredo Di Stéfano. También las risas de Franz Beckenbauer, Pelé, Oleg Blokhin, Maradona, Karl Rummenigge, Alvaro Recoba, Zinedine Zidane entre otros. Estos sí era grandes. Eran líderes, ganaban en los equipos donde jugaban y con sus selecciones nacionales.

Este 14 de agosto es otra fecha más que quedará en nuestra memoria y por ejemplo también en la de ese narrador deportivo “tan imparcial” que se tuvo que comer 8 veces, si 8 veces su famosa frase de “la rematada y el gol”.

A pesar que estamos en horas bajas, volveremos a volar y muy alto si cabe. Por lo tanto a seguir disfrutando colegas pericos. Siempre habrá un Steaua, un Manolas, un Origi o todo un señor equipo como el Bayern que curen nuestras heridas.

LIBRE DIRECTO

Carlos Acosta

Socio 9.383


Comentarios

Comentarios

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre