Hoy los socios del RCD Espanyol que se ubican en los sectores 108-107, han sufrido una desagradable sorpresa al intentar acceder a sus localidades. Recordemos que se trata justamente el sector en el que se produjeron los incidentes entre la grada blanquiazul y el jugador del Athletic de Bilbao, Iñaki Willians. Aquellos ya manidos supuestos insultos racistas y el “hijos de puta todos” que profirió el jugador del equipo vasco a la afición perica.

En los citados controles se requería la identificación mediante el carnet de abonados cada vez que se accedía a las localidades. Abono, que obviamente, ya se había presentado en los tornos de la entrada. Incluso, se ha llegado a solicitar la identificación a abonados de menos de diez años que venían con sus padres de los aseos. Sintiéndose de este modo, algunos socios espanyolistas maltratados y atropellados, por su propio club, al darles un trato discriminatorio en comparación con otros sectores del estadio. Así lo han denunciado algunos perjudicados también en Twitter.

Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre