Aunque parezca del todo increíble, no hace falta que le den ustedes muchas más vueltas al asunto. Rufete tiene la confianza total y absoluta de los actuales dirigentes del club empezando por el actual director general, José María Durán que lo defiende, y lo ampara a capa y espada y también del presidente «Mister Chen Baixem».

En cualquier club normal cuando se pierde la categoría ruedan cabezas, en Espanyol puede ser que caigan algunas, todas están ahora mismo inseguras, tanto en la plantilla, como en las oficinas donde el club deberá hacer un serio recorte… Todas, menos al parecer, la del máximo responsable del desastre que no es otro que Rufete, para los ojos de cualquiera que haya seguido su trabajo desde su llegada.

El actual director deportivo del club es un hombre que sabe venderse a la perfección con sus superiores, sin embargo, está por ver si con su forzada e inexplicable continuidad en el cargo no se lleva por delante a más de uno en un futuro no muy lejano, sería una verdadera pena. Salvo que alguien tenga un golpe de sentido común inesperado parece que tenemos Rufete para rato, entre otras cosas porque para el alicantino “dimitir” es un nombre ruso, esperemos que no sea el de su próximo fichaje estrella…


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre