La crisis sanitaria del Covid-19 está repercutiendo a muchos sectores económicos. Uno de ellos es el de los gimnasios. Xavi Moya, reconocido perico y dueño de un gimnasio, es uno de los representantes del colectivo de trabajadores de gimnasios y centros deportivos de Barcelona y su área metropolitana.

Su local, junto a otros muchos, lleva una semana cerrado y, por lo menos, lo tendrá que estar otra más si no llegan a ningún acuerdo previo durante la reunión que han logrado concretar para este próximo lunes, 27 de julio, gracias a la intermediación de la Unión de Federaciones Deportivas Catalanas (UFEC).

Su indignación y, sobre todo, «la carencia de respuesta y justificación alguna» por parte de la Generalitat, les ha conducido a tomar una medida drástica, pero contundente. Este viernes al mediodía, iniciaron una huelga de hambre, plantados enfrente de la máxima institución catalana y que, como mínimo, pretenden alargar hasta este lunes, cuando tienen la mencionada reunión con representantes del departamento de Sanidad.

Xavi Moya y Jordi Calvet lideran las protestas contra el cierre de los gimnasios.

En el caso de Moya, regenta un gimnasio particular en el Clot (Barcelona) desde hace más de 30 años. Sin ayudas y con la persiana bajada, se le hace muy complicado encarar el futuro de su negocio. 


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre