El canterano granota, Iván López, que ya se mostraba recuperado de una rotura fibrilar en los isquiotibiales que se produjo en el duelo frente al Real Madrid, se ha roto el cruzado y estará entre 6 y 8 meses de baja. Así lo han determinado los servicios médicos del club de Orriols. De esta forma, el lateral diestro del Levante se perderá el partido frente al Espanyol y, seguramente, lo que resta de temporada.

El defensor se ha tenido que retirar del entrenamiento ayudado por miembros de los servicios médicos del club y las pruebas han confirmado los peores presagios. Después de las pertinentes pruebas médicas realizadas, se le ha diagnosticado una “rotura de ligamento cruzado de la rodilla izquierda.

Compartir
Artículo anteriorEl Espanyol de Quique ‘reinicia’ a buen nivel
Artículo siguienteEl Levante, un equipo peligroso tras los parones de Liga
Periodista, Redactor & Community Manager.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

quince + 19 =