Robert Hernando.- Buenos días Mauricio, es todo un honor poder entrevistarte para este nuevo digital hecho por pericos para pericos que es La Contra Deportiva. Particularmente ni que decir tiene que me hace una ilusión tremenda realizarte esta entrevista, la segunda que te hago en mi vida, la primera entrenabas a nuestro Espanyol y fue para el diario La Gaceta. Para los que hemos vivido tu carrera como pericos desde que llegaste como jugador, siempre has sido y serás un símbolo grande de nuestro sentimiento.

Tu carrera en la Premier no puede ser mejor, un gran éxito en el Southampon al que salvaste en la primera temporada de un descenso prácticamente anunciado y ahora en el Tottenham,  con el que tienes contrato hasta 2021, estás cosechando unos éxitos extraordinarios. Tercero la pasada temporada y por el momento segundo en la actual. ¿Queda algo del Pochettino que hizo las prácticas de entrenador en el Femenino del Espanyol?

Maurico Pochettino.- Yo creo que no cambié en nada. Creo que sigo siendo el mismo. Está claro que con mucha más experiencia. Guardo un buen recuerdo de los días que estuve involucrado haciendo las prácticas de mi licencia de entrenador. En verdad fue una bonita experiencia de conocer el fútbol femenino, de lo que sufre la gente y lo que se esfuerzan y la pasión que tienen. Yo creo que descubrí que en el fútbol femenino se juega por pasión. Se juega porque se ama el deporte. No se juega por dinero, no se juega por cosas a las que estamos acostumbrados a ver el fútbol profesional masculino.


R.H- Cogiste al Espanyol en 2009 substituyendo a Mané, en una situación muy delicada, sin experiencia en la élite, estábamos a 5 puntos de la salvación y logramos eludir el descenso, sumando 32 puntos en 19 partidos, toda una hazaña. El Espanyol apostó fuerte por Pochettino, pero Pochettino también apostó fuerte por el Espanyol, no era nada fácil. ¿Qué recuerdas de esa temporada tan agónica?

MP.- Yo creo que el Espanyol apostó fuerte por mí. Le debo dar las gracias, sobre todo a Dani Sánchez Llibre, que en ese momento tan delicado, confiase en una persona que había jugado muchos años en el Espanyol, que conocía las entrañas del club, pero que no había dirigido nunca. Entonces para mí Dani siempre va a ser especial porque me dio la oportunidad de ser entrenador y después desarrollarme en lo que a mí me gustaba. Y realmente la situación era delicada. La situación del equipo era una situación que era difícil e iba a peor. No quedaba mucho tiempo para lograr resultados pero con la ayuda de todos, primero de la afición, de los jugadores y del staff creo que lo logramos. Hicimos un esfuerzo colectivo muy grande todos juntos y al final pudimos salvarnos y terminar en una posición en la tabla muy buena. Realmente lo viví con mucha pasión y con mucha responsabilidad. Porque era el principio de mi carrera como entrenador pero también estaba en el club que quería. Y por eso sentía una responsabilidad muy grande y en el momento de la salvación fue una alegría muy enorme.

R.H- En una época de vacas flacas, el equipo cubrió tres temporadas sin ningún apuro, fuiste el técnico que estrenó el nuevo estadio, llegaste a los 150 partidos dirigiendo al Espanyol ¡Qué injusto que te destituyeran en la jornada 13 en noviembre del 2012! ¿Estás dolido con alguien del club de aquella época?

MP.- No, la verdad que en fútbol hablar de justicia o injusticia es relativo. Yo creo que los resultados no se dieron desde el inicio de temporada. También había un cansancio acumulado. Todo lo que habíamos vivido hasta ese momento había sido muy intenso. Creo que fueron cuatro años que normalmente en cualquier otro club, para vivir lo que vivimos en cuatro años necesitas pasar toda una vida. Y cuando te pones a analizar todo lo que pasó en el Espanyol desde mi llegada hasta ese momento todo fue muy intenso. Las cosas se movían a la velocidad de la luz y los hechos que se fueron dando hicieron que el desgaste haya sido muy alto. Y lógicamente cuando una persona toma decisiones muchos se benefician y otros salen perjudicados. Y cuando estás en un puesto de responsabilidad nunca puedes contentar a todo el mundo. Y el entrenador de fútbol, que toma decisiones diarias y debe velar por el bien y los intereses del club, del equipo. Es inevitable que haya gente contenta y descontenta. Solo siento agradecimiento por el Espanyol y por su gente. Es el club que me ha permitido venir a Barcelona, me ha dado la oportunidad de vivir grandes momentos como futbolista y como entrenador. 

R-H-Fuiste nominado por la FIFA el año pasado a mejor entrenador del año, has sido premiado como el mejor entrador de Londres. Está claro que quienes te destituyeron en el Espanyol no se cubrieron de gloria precisamente…

MP.- No, no creo que esta afirmación sea correcta. Los resultados dictaron el momento de la salida del club. No hay que echarle la culpa a nadie. Tanto una parte como otra estuvimos de acuerdo en cambiar de rumbo. Por eso, las circunstancias hay que analizarlas en el momento. Ahora fuera de contexto y a 5 años vista es muy difícil de analizarlo. Hemos visto que en el fútbol todo es relativo. No hay verdad absoluta. Lo que sí está claro, es que el equipo en los años que estuvimos mantuvo una filosofía de juego, una idea y que siempre aceptamos las condiciones de trabajo. Siempre aceptamos en beneficio del club, de la institución de hacer lo mejor posible. Sabíamos que estábamos en una situación difícil en el club pero siempre fuimos leales y respetuosos y siempre trabajamos más en beneficio del club que en beneficio propio.

R-H.- Algunos tenemos la percepción de que volverás algún día a entrenar al Espanyol, has sido leyenda como jugador, dejaste un buen recuerdo como entrenador en un momento muy difícil. Pero ahora mismo eres de los entrenadores más cotizados del mundo. ¿Es tu vuelta un sueño posible?

MP.- ¿Por qué no? En la vida uno siempre tiene que estar abierto y nunca negado al futuro. Yo creo que también es verdad que el futuro se construye con el presente. Si hoy soy lo que soy o tengo la posibilidad de estar en un club como Tottenham y de entrenar en la Premier League, es porque el Espanyol en su momento me dió la oportunidad. Y gente que en su momento, tomó decisiones difíciles y confiaron en mí. En eso siempre estaré agradecido al club, estaré agradecido a la gente que tomó esas decisiones. ¿Y por qué no?. En la vida uno nunca puede decir que no. Cuantos entrenadores han vuelto, cuantos jugadores han vuelto otra vez. Yo siempre digo: al final los clubes están por encima de la gente. Por más que tú metas goles, por más que te pongas la camiseta del club, como en mi caso el extranjero que más veces la vestí o hayas sido leyenda; eso no te da ningún derecho. Siempre sigues estando por detrás del club. Para mí, el club, la afición, la gente, los socios, están por delante de cualquier nombre. Yo siempre lo sentí así, lo viví así. Y si un día el Espanyol necesita de Mauricio Pochettino, como lo he demostrado en numerosas ocasiones, siempre estará disponible.

R.H- ¿Has soñado alguna vez en entrenar al Espanyol en la Champions?

MP.- Sí que lo soñé cuando estábamos trabajando ahí. Es verdad que eso parece lejano ahora. Está mucho más cercana la tristeza del día que me fui. Pero sí, me gustaría verlo compitiendo en Europa. Y creo que están comenzando un proyecto ilusionante, una nueva era. Y espero que este proyecto dé sus frutos.

R.H- ¿Salvando las distancias actuales deportiva y económicamente el Tottenham es un club bastante parecido al Espanyol, a pesar de que en Londres siempre ha habido varios equipos en la élite?

MP.- Bueno, es difícil de comparar.  Yo creo que no es bueno hacer comparaciones. El Espanyol tiene su identidad, tiene su historia y su cultura. De la misma forma que el Tottenham tiene la suya. Vivimos en mundos completamente diferentes. Inglaterra y España. Con sus cosas mejores o menos mejores. Cada club es diferente. Está claro que no es fácil hacer comparaciones. Pero sí, Tottenham es un club con historia, en crecimiento construyendo un nuevo estadio, con la ciudad deportiva que es la mejor o una de las mejores de Europa. Y que deportivamente en los últimos tres años hemos comenzado a competir con los equipos poderosos de la Premier.  Creo que el Tottenham es un club en crecimiento como también lo es el Espanyol ahora.

R-H.- Llegaste a Sarrià en 1994 de la mano de la familia Lara, algo que los pericos siempre les deberemos agradecer. Si nos dicen en aquella época que el Espanyol acabaría en manos de un propietario chino nos habría sonado a chiste. ¿El fútbol ha cambiado para bien o para mal?

MP-. No lo sé.  No sé si ha cambiado para bien o para mal. Pero sí. El Fútbol ha cambiado y tenemos que adaptarnos a los cambios. El éxito está en adaptarse rápido a los cambios. También tendemos a ser nostálgicos y pensar que todo tiempo pasado fue mejor. Pero eso nos sirve para consolarnos cuando vivimos un mal presente. Hay que adaptarse a los cambios. Porque los cambios son inevitables. Hay que abrirse a los cambios porque todo evoluciona y dentro de esa evolución está el crecimiento.

R.H- Como perico que eres, estoy seguro que sigues la actualidad blanquiazul ¿Qué te está pareciendo el proyecto actual del Espanyol con Quique Sánchez Flores en el banquillo?

MP.- Con Quique siempre hemos tenido una muy buena relación. Hemos jugado el año pasado en contra cuando él estaba en Watford. Y en verdad tengo un gran aprecio y cariño a él y a toda su gente también. Y lógicamente es muy difícil opinar. Lo único que puedo es desearle lo mejor y que tenga éxito. Y por supuesto, yo como perico estaré contento de eso.

R.H –Siempre apostaste fuerte por la cantera ¿Qué te parecen los canteranos que han debutado este año en el Espanyol, Aarón, Marc Roca o Marc Navarro por ejemplo?

MP.- Bueno, los he visto poco. Y también me cuesta dar una opinión con precisión. Pero sin dudas para el Espanyol es importante la gente que viene de la cantera. Con su identidad, con todo lo que representa el cantero para el perico, para el Espanyol. Y siempre es bonito ver un mix entre jugadores que puedan venir de fuera y sientan el club y los jugadores que nazcan en nuestra pedrera.

R.H- En su día ya te llevaste al Tottenham  a Pau López ¿Cómo se está adaptando a la Premier?

MP. Lógicamente siempre fuimos claros con Pau en lo que nosotros queríamos y esperábamos de él. Está compitiendo con porteros como Hugo Lloris y Michel Vorm pero estamos muy contentos. Él es muy joven y lógicamente, como todo joven, es una etapa de crecimiento. Y cuando cambias de España a Inglaterra siempre la adaptación no es fácil en los primeros meses. Pero estamos muy contentos con él. Es un portero con mucha proyección, con mucho potencial.

R.H- Si me dices que lo quite de la entrevista lo haré porque pertenece a tu vida personal, pero tienes como foto de perfil en el Whatsapp una preciosa instantánea tuya de jugador con tu hijo de bien pequeño de la mano paseando por la hierba de Sarrià, el espanyolismo es consciente de lo mucho que tú y tu familia amáis al Espanyol ¿Pero tú eres consciente de lo que siente la afición perica por tí?

MP.- No, realmente es difícil. Sí que lo sentía cuando era jugador. Cuando eres entrenador ya te pones en una posición donde la afición te mira diferente. Si ganas no hay problemas, pero si no ganas lógicamente se entran a valorar otro tipo de cuestiones. Lo que sí que está claro es que como entrenador viví momentos increíbles y momentos de mucha dificultad. Y sinceramente yo pienso que la gente del Espanyol me aprecia como yo los aprecio a ellos. Cuando eres futbolista es más fácil. Juegas bien o no, metes goles o no los metes. Siempre en el fútbol es más fácil tener cariño por la gente que no tiene que tomar decisiones. Ser entrenador conlleva la responsabilidad de tomar decisiones.

R.H- ¿Cuál es tú mejor y peor recuerdo como jugador del Espanyol?

MP.- Como jugador mi mejor recuerdo ha sido la Copa del 2000. Yo creo que eso fue después de 60 años, de ganar un título con tu club, y con el Espanyol en ese momento fue como tocar el cielo con las manos. Ver a la gente disfrutar de la forma que lo hizo fue algo increíble. Yo creo que ese fue uno de los mejores momentos. Yo siempre digo que el fútbol es un contexto de emociones. Y esa es una de las emociones más fuerte que sentí. 

Como también cuando vuelvo de Francia, en la etapa de Luis Fernández, y salvarnos el último día contra el Murcia fue algo increíble también. Y la tercera, la salvación con el gol de Coro en el último momento. Que me recuerdo yo estaba lesionado de mi tendón de Aquiles. Tengo una foto en casa de ese momento del festejo llorando. Todos llorando.

Y lo peor fue creo lo que todos sufrimos. El derrumbe de Sarriá. El símbolo.  Me acuerdo muy bien de ese sábado que se derrumbaron las dos tribunas de Sarriá,creo que fue uno de los días más tristes. Aparte me acuerdo porque yo vivía muy cerca de Sarriá, a 300 m. Por la noche fuimos caminando con mi señora y mi hijo Sebastiano. Y le pedimos al guardia de seguridad que nos deje entrar. Caminando hasta el centro del campo era imposible reprimir las lágrimas. Se sentía una energía que agonizaba y que iba desapareciendo lentamente. Ese fue un momento muy duro y muy emocional para mí y para mi familia. Como también lo ha sido para toda la familia españolista.


R.H.- ¿Y tú mejor recuerdo como entrenador? El peor, no me lo digas si no quieres, porque por desgracia todos nos acordamos de él…

MP.- El mejor como entrenador me gustaría que estuviera por venir. Y el peor, por supuesto, después de 6 meses en el cargo, la pretemporada en Italia. La dureza de la pérdida de nuestro capitán Dani Jarque. Una de las decisiones más importantes como entrenador fue darle la capitanía a Dani Jarque. Hoy podemos decir que Dani Jarque es Capitán, es leyenda viva entre todos los espanyolistas para siempre. Sé que él cumplió su sueño. Siento una gran paz. Siento que él lo apreció y lo sigue apreciando. Vivo con eso cada día.

R.H.- ¿Sigues sintiendo algo especial los minutos 21 de partido?

MP.- Creo que en la respuesta anterior ya te he contestado.

R.H.- Con tu trayectoria en la Premier no es de extrañar que haya aparecido tu nombre en la quiniela de entrenadores para dirigir al FC Barcelona. Se ha publicado que te viste esta semana pasada con Bartomeu, incluso que algunos jugadores del Barça te han vetado por tu pasado perico. ¿Puedes decir algo al socio del Espanyol para que hoy pueda dormir más tranquilo?

Mauricio Pochettino.- Qué bonita entrevista me has hecho. ¿Por qué arruinarla? La gente me conoce. Creo que esta entrevista debe terminarse diciendo: Gracias Espanyol. Pochettino es lo que es gracias al Espanyol y a su gente. VISCA L’ESPANYOL!

Robert Hernando.- Pues sabes que te digo Mauricio, que tienes toda la razón, que la duda ofende y que ha sido una entrevista preciosa, siempre es un placer charlar contigo por todo lo que trasmites. Muchísima suerte en todo lo que hagas, porque tu suerte será la nuestra, la de todos los pericos.

Comentarios

Comentarios

5 COMENTARIOS

  1. Aún recuerdo su primera imagen llegando al aeropuerto del Prat con su coleta y acompañado como siempre de su mujer. Recuerdo cuando le clavó los tacos a Figo en aquel derby…recuerdo tantas y tantas cosas, que por eso es, y será Mi ídolo.. Siempre Poche.

  2. Poche uno de los más grandes, soñamos con verte entrenandonos en la champions, nos diste ilusión siempre optimista, trabajador, un grande-

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre