Robert Hernando.- Hoy en La Contra Deportiva tenemos el placer de charlar un rato con el gran Moises Artega, capitán de la copa del 2.000, el hombre que levantó un trofeo de blanquiazul después de varias generaciones de sequía. Haga arte Arteaga rezaba el texto de una afinada pancarta. Apodado como el Curro Romero del Espanyol, es imposible definirlo mejor, capaz de poner el tendido en pie cuando menos te lo esperabas, Moi era clase, toque, arte y espectáculo. Pero además de todo eso, es un buen tipo que siente el Espanyol desde su Cadíz natal como mínimo como el que más. Pues eso: Haga arte maestro…

R.H.- Buenas Moises, andas dirigiendo una escuela de fútbol en Chiclana, bonita labor con los chavales…

Moisés Arteaga.- Pues sí, la verdad que es la labor más bonita en el mundo del fútbol, formar a los jugadores desde que comienzan a tener contacto con el balón.

R.H.- Has estado entrenando en Chiclana y en Badajoz. ¿Te apetece volver a los banquillos?

M. A.- Siempre me va a apetecer volver a los banquillos, quizá ahora por falta de oportunidades que realmente me motiven deportivamente he optado por dirigir la escuela del Chiclana CF, pero creo que un futuro no muy lejano volveré a los banquillos.

R.H.- ¿Cuesta mucho entrenar en el fútbol profesional actualmente?

M.A.- Sí que cuesta entrenar hoy en día porque somos muchos entrenadores y los equipos prácticamente son los mismos, la crisis actual del país también ha influido mucho en los equipos de categorías no profesionales y ha hecho que haya realmente pocas oportunidades para entrenadores que venimos del mundo profesional.

R.H.- También estuviste trabajando en China ¿Qué tal experiencia?

M.A.- La experiencia en China fue muy gratificante, es una cultura totalmente diferente a la nuestra pero ellos están muy agradecidos de que vayamos allí a enseñarles nuestro futbol, me trataron muy bien, están encantados de que pudiera volver en otras ocasiones.

R.H.- Hablas un inglés magnifico ¿El chino que tal?

M.A.- Jajaja, mi inglés no es tan magnífico, es de un  nivel bastante aceptable, pero el chino sí que es bastante complicado, solo me sé dos palabras.

R.H.- Ya sabes que ahora tenemos un presidente chino…  ¿Cómo valoras la primera temporada del nuevo proyecto?

M.A.- Ahora parece que los dirigentes chinos se han dado cuenta que el fútbol español está de moda y es el más competitivo del mundo, y eso es bueno para nosotros, que haya nuevos e importantes inversores. Parece que va todo muy bien en el club. La temporada ha sido muy buena y parece que se va hacer una planificación mejor para la siguiente.

R.H.- ¿Qué jugador actual destacarías de la plantilla? Uno que te llame la atención…

M.A.- Este año el equipo ha tenido una plantilla muy equilibrada y que ha dado un nivel notable, sobre todo a nivel defensivo pero si tuviera que destacar a un jugador sin duda lo haría con Gerard Moreno, creo que ha sido el jugador más destacado del año.

R.H.- ¿Tienes controlado algún gaditano de esos con duende que encajara en el Espanyol?

M.A.- La verdad que ya hace tiempo que no salen muchos jugadores de la escuela gaditana, hay buenos referentes como Nolito o Suso del Milán, pero hace falta mucho trabajo de base aquí en esta zona, y yo estoy por la labor de ayudar con mis conocimientos y experiencia, espero que dentro de unos años pueda decir que hay muchos jugadores que han salido de la escuela gaditana y que yo he participado en su formación.

R.H.- ¿Mantienes contacto con gente del club?

M.A.- Sí claro, tanto a nivel de gente que sigue trabajando en el club como con ex compañeros que ahora trabajan para el mismo, las buenas amistades no deben de perderse nunca y yo me siento estimado por todas las personas que tienen que ver con el RCD Español.

R.H.- Vaya hornada de jugadores explotó por aquella época  tuya en Cádiz, Kiko Narváez, Mami Quevedo, Barla, Fali Benítez, cuanta clase…

M.A.- Sí, en aquellos tiempos el Cádiz necesitaba de nosotros para salir adelante y confiaron en los jovenes, y nosotros afortunadamente estuvimos a la altura de lo que nos pedían y salió una buena hornada de jugadores y marcamos quizá la mejor época del Cádiz en Primera División.

R.H.- Nueve temporadas en el Espanyol, dejaste una huella imborrable en muchos de nosotros. El Curro Romero perico te llamaban, saliste a hombros más de una tarde…

M.A.- Sí es verdad que empezaron a apodarme el Curro Romero, pero a mí también me gustaba que me valoraran por el trabajo y entrega que ponía en cada partido, pero es que cuando me salían las cosas bien sacaban hasta los pañuelos y eso es más vistoso para la grada, pero aun así yo estoy muy orgulloso con el trato que me dio la afición durante tantos años.

R.H.- Como buen gaditano siempre tuviste mucho arte. Haga Arte Arteaga se decía en la grada…

M.A.- Lo de Haga Arte Arteaga salió de una pancarta que colgó un aficionado en la final de copa del 2000, a partir de ahí se quedó el lema, jejejeje, la verdad que pegaba la rima y a mí me gustaba, es de agradecer que te hagan cosas así.

R.H.- ¿Por qué te decidiste por el Espanyol? El Atlético también te quería…

M.A.- En aquella época fue más bien Camacho el que decidió que yo fuera al Español, yo era joven y estaba esperando una oportunidad para ir a un club importante y él me la dio, y yo no me lo pensé y hoy en día me siento super orgulloso de poder haber estado en un club como el Español, lo demás eran rumores y realmente quienes apostaron por mi fueron Camacho y el RCD Espanyol.

R.H.- Hiciste historia en el club. Fuiste nada más y nada menos que el capitán que levantó la Copa del 2.000 después de 60 años de sequía. Una imagen que jamás olvidaremos ¿Qué recuerdas de aquella gesta?

M.A.- Todo lo que se vivió en aquella mágica noche es difícil narrarlo con palabras, fue indescriptible y lo más bonito que he vivido en el mundo del futbol, siempre estará ahí para el resto y yo estaré también ahí con la historia, con eso ya lo digo todo.

R.H.- Fuisteis una generación muy querida, se hicieron cosas muy bonitas, se jugó dos veces la UEFA…

M.A.- Reconozco que desde que llegué al Espanyol todo fue positivo, desde el ascenso a Primera en el primer año hasta la consecución de la Copa, con dos clasificaciones de UEFA por en medio, yo no podría haber pensado en una trayectoria mejor, se formó una base muy sólida que fue mejorando con los años, pienso que esa es la clave de esos años tan positivos y sigo pensando que es la clave para tener un futuro exitoso, tener unos pilares sólidos.

R.H.- Desde que ascendisteis con Camacho en la temporada 93-94 jamás se ha vuelto a descender. ¡Qué importante fue aquella temporada y subir tan rápido!

M.A.- Me remito a la anterior pregunta, se sentaron unas bases que luego sirvió para el futuro tan bueno que tuvimos, si es verdad que el subir el primer año a Primera hizo que todo saliera mejor.

R.H.- ¿Qué partido recuerdas como el mejor de tu paso por el Espanyol?

M.A.- No lo sé, es difícil saberlo después de tantos partidos, son muchos y algunos muy buenos, pero me quedo con los dos partidos contra el Madrid en las semifinales de la Copa el año que la ganamos y por supuesto la Final.

R.H.- ¿Y tu mejor gol de blanquiazul?

M.A.- También difícil quedarme con uno, te digo dos, el de Zaragoza desde casi medio campo y en La Coruña de volea al borde del área que casualmente repetí dos temporadas seguidas casi desde el mismo sitio y de la misma manera

R.H.- ¿Te dolió no poder despedirte de la afición en el campo? Algunos nunca lo entendimos…

M.A.- Yo tampoco lo entendí, son cosas que pasan en el futbol, pero no guardo rencor a nadie, a día de hoy veo la estima que me tiene la afición perica y me lo muestran cada día en las redes sociales, así que eso lo valoro mucho más, me dolió pero ya está olvidado.

R.H.-  ¿Qué entrenador te marcó más positivamente en tu carrera?

M.A.- Tuve muchos y de todos se aprende, lo bueno y lo malo, pero el que marcó mi trayectoria y guardo mejor recuerdo es Camacho y el cuerpo técnico de aquella época con Pepe Carcelén.

R.H.- Cuéntanos alguna anécdota que se pueda contar ya con el paso de los años, de esas que uno quiere contar a sus nietos…

M.A.- Difícil, son muchas, algunas se pueden contar y otras no. Una muy buena que se puede contar: En una concentración en la época del Loco Bielsa, estábamos esperando en el hall del hotel para salir a jugar un partido, el míster se quedó dormido y llegaba tarde, estábamos todos esperándolo cuando aparece corriendo por unas escaleras que había con los cordones de las zapatillas desatadas, se pisó los cordones y cayó rodando varios escalones, imagínate la escena, ahora si te digo a ver quién tenía….. de reírse con el carácter que tenía. Todos aguantando la risa como podíamos jejejeje, en fin cosas graciosas que pasan…

 

R.H.- Muchas gracias Moi, ha sido todo un placer poder charlar contigo para La Contra Deportiva, estamos más que seguros de que el pueblo perico nos lo agradecerá. Esta es tu casa.

M.A.- Gracias a vosotros y ha sido un placer poder recordar tantos años tan bonitos para mí y para la afición perica, un abrazo para todos

Compartir
Artículo anteriorEl Espanyol presente en el programa de Antena 3 ‘Boom’
Artículo siguienteEl incierto futuro de Borja Valero

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno + tres =