Respecto a las declaraciones y la desvinculación laboral de la jugadora del primer equipo femenino, María José Pons, el RCD Espanyol de Barcelona quiere hacer las siguientes matizaciones:

1.- Con fecha 6 de julio de 2020, y en situación de alta médica desde el pasado 18 de mayo, el club decide resolver el contrato de la citada jugadora por motivos estrictamente deportivos, tal y como se le notifica personalmente, de la misma manera que se ha hecho con otras jugadoras.

2.- Respecto a la lesión en el tercer dedo de la mano derecha que sufrió durante un entrenamiento, en septiembre de 2019, el RCD Espanyol entiende que lo que expone forma parte de un litigio que la jugadora mantiene con organismos públicos ajenos por completo a nuestro club. El alta médica que acredita su situación actual fue emitida por la mutua laboral que la trató y, posteriormente, ratificada por el organismo con la máxima competencia médica de Catalunya.

Por todo ello, el RCD Espanyol se reserva el derecho a emprender todas las acciones legales que considere necesarias para salvaguardar su buen nombre y el de los profesionales sanitarios del club.


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre