Los dos jugadores pericos fueron titulares y terminaron siendo sustituidos en el segundo tiempo. Los de Luis de la Fuente vencieron con un gol tardío al conjunto oceánico. Un centro de Asensio fue cabeceado por Oyarzabal. Un primer tiempo en el que el dominio fue absoluto por parte de España.

La segunda parte fue un buen remake de la primera aderezado por la conducción de Bryan Gil y un pequeño homenaje al partido frente a Egipto, con la Rojita, que merece ese nombre porque debe crecer, lanzada en aluvión para tratar de hacer en la última fase lo que no pudo, quiso o supo antes. Es como los estudiantes que dejan las cosas para el último día. No es que sean malos alumnos; es que a veces, las más, les resulta suficiente. Y España ganó por calidad, aunque no estuvo tan lejos de que la mandaran al rincón de pensar. A falta de quince minutos De la Fuente dio entrada a la desesperada a Mir en lugar de Óscar Gil, convirtiendo a Gil en carrilero y agotando la última ventana de cambios con solo tres sustituciones. La valentía tuvo premio: al fin, en el minuto 80, Asensio se rehabilitaba para habilitar a Oyarzabal y facilitar que el donostiarra batiera a Glover de cabeza. Si marcara antes esta España podía ser una leyenda, o una epopeya si marcara muchos. Las sensaciones no son las mejores, pero ya es líder y un empate ante Argentina sirve para estar en cuartos.


Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorSergi Gómez se acerca al Espanyol
Artículo siguienteFallece Xavi Ribas

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre