Los juegos de cartas sirven de entretenimiento a los jugadores durante sus extensas concentraciones al tiempo que también les cautiva y emprenden participaciones en torneos, ya sea como participantes o como reclamo publicitario.

Hay tantas variantes del póker como teorías sobre sus orígenes. Porque si sobre este juego de cartas encontramos opciones de jugar al póker abierto, al póker cerrado, al póker surtido o al póquer de cartas compartidas en sus vías presenciales o online, sobre su nacimiento también hay mucho debate. Algunos dicen que se trata de un juego francés, otros que alemán y otros que quizá sea de origen persa. Donde no hay debate es sobre su labor de entretenimiento, como sucede con los futbolistas.

Este juego de cartas está considerado como una importante fuente de entretenimiento para los jugadores de fútbol. Las concentraciones se hacen más amenas. El póker se ha extendido con la misma rapidez que otros juegos de cartas. No solo se trata de regatear al tiempo de espera entre partido y partido, sino también como una fuente de compañerismo al verse involucrados varios participantes. Asimismo, el póker también atrae porque, de acuerdo a los expertos, este juego ayuda a potenciar el cerebro. Es un juego de cartas, pero hay que saber cuáles son las mejores opciones en cada momento, e incluso al momento siguiente de tener el turno.

Con el tiempo, como se ha demostrado en grandes eventos relacionados con el póker, los futbolistas van más allá de echar una simple partida con compañeros del vestuario. Algunos, como el inglés Teddy Sheringham se han dedicado al profesionalismo del póker una vez que han colgado las botas.

Ocio y publicidad

Una explicación se encuentra en esa adrenalina propia de los deportistas. El póker, a su manera, también ayuda a segregar esa sensación de emociones, de buscar la victoria, de sentirse ganador. Y muchos jugadores, más allá de sus habilidades con las cartas, se han adentrado en este mundo de los torneos de póker, celebrados en casinos. Otros, bien es cierto, lo hacen también ayudados por las marcas comerciales, quienes consideran a los futbolistas un buen reclamo publicitario. Y siempre son rentables. Son gente muy conocida.

Hablando de gente conocida, ¿qué futbolistas han mostrado su afición por este juego de cartas? Empecemos por un ganador de cinco balones de oro. Cristiano Ronaldo se ha dejado ver como jugador de póker en más de un torneo, y también ha mostrado buenos dotes con las cartas. Quizá, eso sí, no tanto Piqué. El internacional español es uno de los más habituales de las mesas de póker, como ha mostrado en sus redes sociales. En este caso se puede decir que Piqué es un gran jugador de cartas. Sus dotes con el balón van acompañados de su sabiduría en torneos, en donde ha sumado importantes cantidades de dinero a su cuenta corriente. ¿Quién no recuerda los cerca de 130.000 euros que se llevó al terminar tercero en un torneo celebrado en Barcelona?

Jugadores en activo
No tanto dinero, y quizá más empujados por las marcas del sector de los juegos de azar, encontramos a otro jugador en activo como Neymar. El brasileño se ha dejado ver en estos terrenos, aunque sin el éxito o reconocimiento de Cristiano Ronaldo y Piqué. A Neymar le sucede lo mismo que a Ronaldo. Sus patrocinios les han acercado a estos juegos. O simplemente la diversión como sucede con Buffon o Vardy, dos futbolistas en activo que han reconocido abiertamente que disfrutan y se relajan jugando al póker.

Nuevos objetivos tras retirarse del fútbol
Pero, verdaderamente, cuando el futbolista se retira es cuando dispone de tiempo libre para adentrarse en torneos profesionales. Y también porque muchos clubes no desean que sus estrellas, con contratos millonarios, se despisten de su verdadera misión: ayudar a ganar los partidos sobre el césped. Algo que le ha sucedido, por ejemplo, a Max Kruse. Este internacional alemán milita en el Unión Berlín y al tiempo que ha mostrado sus habilidades con el balón, lo ha hecho con las cartas, con algún que otro encontronazo con los directivos de sus clubes.

Jugadores profesionales del póker
Quizá no los recuerden con un balón en los pies, pero tuvieron un paso más que notable por el deporte rey. Y ahora lo hacen sobre un tapete verde moviendo con soltura las cartas. El sueco Thomas Brolin (internacional y mundialista por Suecia y con trayectoria en Italia e Inglaterra) se ha dejado ver en más de un torneo oficial de póker. En un torneo llegó a ganar cerca de 40.000 euros. 

Mucho más dinero ha ganado Tony Cascarino en sus aventuras como jugador de póker en torneo profesionales. El que fuera jugador del Chelsea y Aston Villa es uno de los precursores del póker. Cascarino, con menos fama internacional que Piqué o Cristiano Ronaldo, fue de los primeros jugadores conocidos que se puso a repartir cartas y ganar dinero en torneos profesionales, llegando en más de una ocasión a ganar medio millón de dólares.

Otro caso muy conocido es el protagonizado por el inglés Teddy Sheringham. El que fuera futbolista del Manchester United, con el que ganó la Copa de Europa, lleva más de una década como jugador profesional del póker. Menos trayectoria tienen otros amantes de este entretenido juego, como el italiano Vieri (Juventus y Atlético de Madrid, entre un sinfín de equipos) o el ucraniano Andriy Shevchenko.

Finalmente, no podemos obviar a otro futbolista de renombre. Con pasado en el Manchester United, Real Madrid y selección de Inglaterra. Sí hablamos de David Beckham. Todo un Sir. El inglés no sólo se ha dejado ver sobre algún tapete para disputar partidas de póker, más o menos de carácter profesional, sino que ha realizado más de un negocio con casinos relacionados con juegos de cartas, entre ellos, lógicamente, el póker. Y aunque las cifras no son públicas, a buen seguro que estas acciones empresariales han resultado muy beneficiosas para las arcas de los Beckham.

Como ven, el póker sirve de entretenimiento para los jugadores, de entrenamiento mental y competitivo y, una vez retirados, de una salida profesional o empresarial.


Comentarios

Comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre