Si muchos catalanes asistimos totalmente perplejos a la situación surrealista que está viviendo en estos tiempos nuestra Cataluña por culpa de una manifiesta incompetencia política. Imaginen ustedes un señor chino…

El presidente del Espanyo,l Chen Yansheng, mediante su compañía Rastar ha inyectado unos 144 millones de euros para comprar acciones y deuda del RCDE. Financiando buena parte de la deuda permitió que el club hiciera frente a pagos urgentes como la UTE del estadio o Hacienda que amenazaba ya con ajusticiarnos. El club debido a la pésima gestión de los anteriores mandatarios estaba en quiebra total. Los empleados llegaron a estar hasta cuatro meses sin cobrar y cuando se les pagaba era poco a poco, como se podía. Dramático.

Chen ha hecho un esfuerzo por reflotar la entidad perica, por el motivo que sea, eso es harina de otro costal. Pero… ¿Imaginan ustedes que se produjera una hipotética independencia como aseguran los políticos secesionistas? La LFP ya ha dicho por activa y por pasiva que los clubes españoles no podrían participar en la competición. De hecho, la ley actual no permite que jueguen equipos extranjeros en competiciones españolas, con la salvedad de los clubes de Andorra.

Si el Espanyol, que no es tan chulo como los “mea colonia” del F.C Barcelona, para asegurar sin miedo a ruborizarse que podrían jugar en cualquier liga del mundo, quedaría relegado seguramente como el resto de equipos catalanes a una devaluada Liga Catalana. O lo que es lo mismo, la ruina total y absoluta. Una Liga sin competición no tendría ningún interés para las televisiones ni siquiera para la Mediapro de Roures. Por muy independentista que sea, la pela es la pela.

Mister Chen habría hecho el peor negocio de su vida por culpa de la locura transitoria que ha invadido las atolondradas cabezas de algunos políticos catalanes. El valor del Espanyol sería ínfimo en todos los sentidos y no se podrían aguantar en modo alguno a jugadores como Gerard Moreno, David López, Darder, Baptistao y suma y sigue…

En las oficinas del Espanyol saben que la única opción que le quedaría al empresario chino sería la de vender todos los jugadores, recuperar el máximo de capital posible, salir corriendo dirección a china y no volver a pisar Cataluña ni para visitar La Pedrera… El Espanyol sería por tanto un serio damnificado en caso de una hipotética independencia de Catalunya. Por suerte cada vez parece más imposible, mal que le pese a Collet y su turba.

4 COMENTARIOS

  1. Habría que hacer como hizo el Ciudad de Murcia, que pasó a llamarse Granada 74. Es decir, la sociedad se trasladaría a otro lugar. Quien sabe si Alicante como ha hecho el Sabadell…

  2. Este Sr. y otros solventes empresarios tienen información privilegiada. Ya saben que pasará en los próximos 5 años. A pesar de Trump, EEUU tiene Europa bajo control y no se le va a ir de las manos. Que no cunda el pánico.

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre