Los negocios asiáticos en el fútbol español ya han sobrepasado el lustro y ese espacio de tiempo nos permite continuar apostando por ciertos juicios: El mundo del fútbol es muy complicado, el dinero no es el ingrediente único para triunfar y los proverbios chinos son una bendición.

En la categoría de oro nos encontramos una gran variedad en el resultado de estas inversiones asiáticas. Una primera experiencia fue la operación abortada del Grupo Wanda en el Atlético de Madrid. El gobierno chino les pegó un tirón de orejas por su evasión de capitales y tuvieron que deshacer cualquier inversión extranjera. Un segundo caso es la experiencia fallida de Peter Lim en Valencia. Tras invertir 600 millones de euros, tira la toalla y busca a quien traspasar el club. El Granada es el tercer caso y, por el momento, lo es de éxito Su inversor chino Jiang con una inyección razonable  de 37 millones de euros logra ir de menos a más. Tras descender el mismo año en que tomó posesión y estar dos años en Segunda, es hoy la sensación de la Liga.

En la categoría de plata, Almería y Espanyol son las otras dos inversiones asiáticas de relevancia. El proyecto más joven es el Almería, una apuesta personal del magnate árabe Turki Al-Sheikh. Aterrizó hace un par de años adquiriendo el club por los 21 millones de euros que pagó a su antiguo dueño y sin desembolsar un solo euro de más -amplía capital en 30 millones de euros pero no los gasta- consigue presupuestos de 30 millones de euros al año. De lo mejor de la categoría si aislamos el efecto compensación económica de los clubes recién descendidos.

El jeque va a por todas… desde sortear  cada fin de semana entre los socios que asisten al campo dos Audi para pasar de 2.000 a 11.000 espectadores hasta mearse encima de la Federación nigeriana negándose a que su goleador vaya con su Selección. El jeque es la vacuna al virus FIFA. Durante años ha sido Ministro de Deportes en Arabia Saudí y ha liderado las 57 federaciones de fútbol en su país. Ha tejido una red personal con futbolistas, representantes y entrenadores. Uno no quiere pensar ni en la red que habrá tejido con políticos y la Federación. Es tal su implicación en este mundo que incluso dirige personalmente un proyecto para mejora de entrenamiento en los jóvenes futbolistas. Su mano derecha es Mohamed el -Assy, Un tipo formado en Londres y Canadá que lleva 12 años en el negocio de la compraventa de jugadores y que residió en Portugal para estudiar los modelos de Oporto y Benfica.

Y así llegamos al caso Chen que tras cuatro temporadas y una inversión directa cercana a los 200 millones de euros acaba desciendo al Club y no consigue armar un equipo solvente para regresar de inmediato a Primera. Ahora mismo, es el caso mundial de mayor inversión con resultado de mayor fracaso.

Quienes conocen al Presidente Chen dicen que es un hombre hecho así mismo que jamás se deja aconsejar. Salvo por el Partido Comunista, claro. Su mano derecha es el traductor Mao. Las comparaciones con el jeque son de traca. A nuestro Presidente le gusta contar que de pequeño siempre soñaba con tener un club de fútbol. Por lo visto hasta ahora, esa es probablemente su mayor experiencia futbolística y así le va. Sus decisiones son poco acertadas y -con honrosas excepciones- se ha rodeado de tipos que venían de vender tickets de ópera o de abogados que no sabrían definir un fuera de juego. En la vertiente deportiva, quema un sinfín de profesionales y se entrega a otros con poco currículum o con mucho pero más que dudoso. Por último, rehúye de acompañarse de consejeros pericos que le han ofrecido colaborar incluso poniendo dinero.

Hay un proverbio chino que a los españolistas nos puede venir muy bien en estos tiempos de inquietud que dice: Teme más al burro que al tigre.

Tomás Guasch LLovensà

Soci 4.270 i accionista

YA PUEDES CONSEGUIR GRIAL MONTSERRAT, LA NUEVA NOVELA DE ROBERT HERNANDO FIRMADA  Y DEDICADA PARA TI, EN ESTE ENLACE: https://editorialcirculorojo.com/grial-montserrat/


Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorVicente Moreno: «Queremos gustar a la afición, que vean que nos dejamos la piel»
Artículo siguienteCharlamos con Robert Hernando de su nueva novela Grial Montserrat, del Espanyol y de su feroz lucha contra el cáncer

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre