Esta semana ha estado muy revuelta y, con razón, la parroquia espanyolista a cuenta del más que desafortunado comentario sobre Vicente Moreno en TV3 del periodista funcionario Xavier Valls. El hombre se sintió muy ofendido cuando el entrenador del RCD Espanyol respondió en castellano a una pregunta formulada en catalán, claro, las redes sociales se han llenado de decenas de vídeos de jugadores como Busquets haciendo exactamente lo mismo,  también de Messi, pero, a él no se lo tengan en cuenta porque habla lo mismo que su papá, el mismo que le hacía las declaraciones de la renta. Ya ni hablamos del pobre Abde que directamente ni contesta, se ríe, y bien que hace el chaval antes de que acabe igual que Bojan, Munir, Babangida, o tantos otros cracks prematuros encumbrados por la prensa culé antes de tiempo; para que luego acaben cedidos al Éibar.

La tontería de Valls, al que pagamos los contribuyentes muy a nuestro pesar, se llevó una buena respuesta por parte del director de comunicación del club, Sergio Aguilar, pese a que esa no debería ser la labor de un DIRCOM. Se echa de menos la presencia de algún consejero que deje las cosas claras en situaciones así, pero, no de los de ahora, la mayoría chinos que no saben nada del club. De los de antes, cuando no se cobraba por ser consejero del club, más bien todo contrario, de los de siempre hasta que llegó Collet y se ganó el dudoso honor de ser el primer presidente del RCD Espanyol por dinero, con sueldo.

Moreno, lo que hizo en la sala de prensa del Tolarín fue tirar de sentido común, educación y respeto, para con la gente de la prensa local de la comarca. Recuerden que estaban en Ponferrada… ¿o es qué tiene que viajar el Espanyol con un traductor al Bierzo?

Recuerda la pataleta del ofendidito funcionario Valls a la legendaria película Las autonosuyas protagonizada por Alfredo Landa y dirigida por Rafael Gil basada en la novela homónima de Fernando Vizcaíno Casas, en la que se ironiza sobre el Estado de las Autonomías en España, concretamente a aquella escena en la que un emisario del gobierno vasco y un representante de la Generalitat de Cataluña empiezan a conversar en una cumbre por todo lo alto con un traductor de por medio, hasta que se dan cuenta de que ambos hablan perfectamente el castellano. El vasco reconoce incluso que su señora madre es de Madrigal de las altas Torres. Ver escena: https://www.youtube.com/watch?v=ODyhHAdEZm0

Hay que ser tonto para pelarse a cuenta de lo idiomas, teniendo la suerte en Cataluña de hablar la mayoría dos lenguas maravillosas, como son el castellano y el catalán; tan española una como la otra, por mucho que pese a los talibanes de ambos bandos.

Xavier Valls, siempre ha tenido fama en la profesión de ser un sectario y un prepotente, la misma, más o menos, que se ha ganado a pulso dentro de la discoteca Luz de Gas, que según su criterio bien podría llamarse: “Llum de gas”, teniendo en cuenta que está en la calle Muntaner de Barcelona. Aunque, al depredador noctambulo ese detalle parece que le da lo mismo, se pierde pocas sesiones.

Según nos cuentan se le reconoce por tirarle la caña a todo lo que se mueve, incluso a altas horas de la noche cuando la pista de baile se convierte poco menos que en un desguace. Parece ser que no se escapan ni las del guardarropa; las malas lenguas aseguran que los días de lluvia lo han visto incluso entrarle al paragüero de la entrada.

Además, en los mentideros murmullan que tiene una clara preferencia por el latineo, chicas a las que les habla curiosamente en un perfecto castellano, no vaya a ser que el estruendo de la música provoque indeseables confusiones, que no es lo mismo “hacer el amor” que “fer l’amor”, como no es lo mismo dos pelotas negras, que dos negras en pelotas…

Como dijo el Conde de Romanones: ¡Qué tropa, joder, qué tropa!


Comentarios

Comentarios

Artículo anteriorEl Femenino ‘A’ gana con un doblete de la nueva estrella perica (2-0)
Artículo siguienteRDT cumple dos años como perico

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Escribe tu comentario
Nombre